Standard and Poor’s (S&P) pone en alerta la calificación de Estados Unidos (EU) y esto ocasiona la baja en los mercados. El grupo de los PIGS, con excepción de España, preocupa y pone en duda de nuevo la recuperación. El problema inflacionario en China no figura en esta ecuación. Se están tomando las medidas necesarias para abatirla con el endurecimiento de su política monetaria.

Los rendimientos en Grecia están a 15%, se supone que vendrán quitas -una especie de plan Brady- para Grecia, Irlanda y Portugal. Dichas quitas se estiman en alrededor de 30% y los rendimientos podrían irse a 20 por ciento.

Lo que digan Moody’s y S&P sobre EU no es ni desconocido ni incorrecto. Hay una fecha para aumentar el límite de endeudamiento- que vence el 28 de mayo- y las posturas demócratas y republicanas no muestran convergencia. Se llegará a un acuerdo, ya que las consecuencias de no hacerlo serían devastadoras, aunque es probable que se vuelva a postergar la fecha de decisión. El déficit es de 11%, cuatro puntos se resuelven con empleo y los otros siete son los que se debaten para acordar cómo reducirlos.

Las visiones de la derecha son populistas, no aumentar impuestos, manteniendo las quitas de Bush de manera permanente. Lo que avistan es deshacerse del Plan de Salud Universal de Obama y el Medicare; este último cambiaría drásticamente: el gobierno daría cheques para comprar seguros privados por montos muy inferiores a lo que le costaría a la población senior, (por ejemplo 6,000 dólares contra 40,000 dólares que costaría a estos últimos).

Obama propone congelar el gasto de gobierno, mantenerlo constante y hacer que los impuestos de Bush expiren a partir del 2013, producto de su recuperación económica. Se politiza el tema y la campaña de Obama podría ser una que implique el que le quieran quitar, a la población senior, servicios médicos y de salud.

Desde mi punto de vista, viene una crisis fiscal. El Quantitative Easing 2 (inyección de liquidez al mercado para reactivar la economía) desaparecerá en el segundo semestre del año; las tasas van a subir y se pueden ir hacia 6%, si viniera la degradación de la deuda, incluso un poco más arriba. No se ve probable el default ya que ellos emiten su divisa al ser ésta una divisa de reserva internacional. Si cayeran en default, traería como consecuencia un aumento inflacionario y una posible devaluación.

El monto a financiar este año es de 1.6 trillones. ¿A dónde se irían si no es a financiar a EU? No hay quien lo pueda absorber en el bloque de emergentes.

China es superavitaria, algo se ha ido a commodities y a Europa. Lo anterior descarta una corrida contra los bonos del Tesoro. Conclusiones: lo anterior no debe provocar una crisis, más bien puede servir de incentivo para que las diferencias políticas se acorten. El euro está a US1.41 y fortalece lo expuesto; no hay hacia dónde ir.

La tasa de los bonos del Tesoro se ha bajado cerca de medio punto, se presume que el mercado asume que esta situación se va a resolver. Los reportes son buenos a secas y a corto plazo el posicionamiento en EU seguirá siendo el correcto.