A partir de este mes, los estudiantes gozarán de su periodo vacacional, por lo que muchas familias ya comienzan a planear a qué lugares les gustaría ir a descansar, pero para que esto suceda con tranquilidad es necesario hacer una buena organización de ahorro e inversión, comentó Ángel Méndez, especialista de la facultad de negocios de la Universidad La Salle.

“Tú puedes implementar un plan de ahorro personal, decir que en tal fecha tienes que juntar una cantidad de acuerdo con tu presupuesto. Si quieres aprovechar alguna institución financiera que te ofrezca algún plan de ahorro e inversión, mi recomendación es que te tomes el tiempo, que te sientes con un ejecutivo para que te guíe a tu objetivo”.

El catedrático dijo que una buena opción es acercarse a alguna casa de bolsa, pues éstas ofrecen planes de inversión que se pueden adaptar al presupuesto con el que se cuente y con los instrumentos financieros indicados para sacarle mayor provecho a tus recursos.

“Te van a orientar de cuánto dinero invertir, en los instrumentos indicados que te van a dar rendimientos, porque si lo metes a un banco, a una cuenta tradicional, no te va a generar mucho de intereses. En la casa de bolsa tienen varias opciones, como fondos de inversión, sociedades de inversión, entre otras, los cuales te pueden ayudar a llegar a tu meta en cierto plazo”, argumentó.

De igual manera, explicó que con al menos seis meses de anticipación se debe hacer la elección del lugar que se va a visitar, así como la reservación del hotel, puesto que esto podría generarles un precio menor a que si lo hacen pocos días antes.

“Si ya tienes una planeación, puedes tener un parámetro en donde dices que de aquí a seis meses ya tienes contratado el hotel, avión y también puedes ir generando un ahorro que al momento te va a servir para tus gustos, para algún evento extraordinario, para algo precautorio, eso es algo que tampoco tomamos en cuenta. Si nosotros prevenimos este tipo de situaciones (como avería del coche), las vacaciones las vamos a disfrutar”, explicó.

En ese sentido, Méndez comentó que es recomendable visitar lugares que cobren con moneda nacional, ya que existen destinos donde se paga con dólares, lo que afectaría el bolsillo del vacacionista por la volatilidad del tipo de cambio.

Asimismo, dijo que sólo se pague con tarjeta de crédito si ya no queda otra opción, porque en vez de disfrutar estarás más preocupado por pagar la deuda para no generar intereses. “La tarjeta es un crédito que una institución financiera te está otorgando, no es una extensión del salario y te va a cobrar intereses”, aseveró.

erik.paez@eleconomista.mx