Ante el entorno actual de volatilidad, invertir en instrumentos de deuda es recomendable por su potencial en rendimiento, diversificación y las calificaciones crediticias con las que cuentan, señaló la operadora de fondos GBM.

La empresa refirió que el mercado de deuda privada en México evolucionó de forma favorable y gradual, al llegar a un monto en circulación aproximado de 1.2 billones de pesos, favorecido por la flexibilidad de los instrumentos que lo conforman y de las diferentes empresas que los emiten.

Refirió que, en la actualidad, uno de los vehículos más usados por los emisores corporativos son los certificados bursátiles que proporcionan múltiples ventajas para la empresa, ya que mediante un programa de colocación pueden estructurar en diferentes plazos, montos y condiciones la forma más adecuada para beneficio de su financiamiento.

Entre los tenedores de este tipo de instrumentos, se encuentran los fondos de inversión que participan en la deuda de dichas empresas y que se ven beneficiados por tres razones fundamentales.

La primera es el potencial en rendimiento, pues las emisiones o instrumentos de deuda corporativa tienden a proporcionar un mayor ingreso por interés y rendimiento que los instrumentos del gobierno federal para similares vencimientos y características.

Esto se debe a que tienen un riesgo crediticio mayor, pues se considera que una empresa puede tener menor grado de capacidad que el gobierno para hacer honor al cumplimiento de sus obligaciones en tiempo y forma, para lo cual debe existir un premio por invertir en ellas, por ello, los fondos de inversión se benefician por tener la posibilidad de mayores fuentes de ingreso por la exposición a instrumentos corporativos.

La segunda razón es que los fondos que invierten en deuda ayudan a la diversificación de los portafolios de inversión, porque pueden participar en diferentes tipos de emisores, sectores, tipo de cupón fijo y flotante, denominación en pesos o en unidades de inversión, tipo de emisiones estructuradas, respaldadas por activos o quirografarias, entre otras.

La tercera razón es que se les asignan calificaciones a los instrumentos de deuda por parte de evaluadoras de riesgo como Standard & Poor’s, Fitch, Moody’s y HR Ratings, para dar información sobre la calidad crediticia y sensibilidad a los movimientos del mercado entre otra información relevante para el público inversionista.

“Es así que la inversión en fondos de inversión con exposición en deuda corporativa de alta calidad crediticia es una opción más para complementar tu estrategia de inversión”, puntualizó.