El 2022 arrancó y con él llegan nuevas medidas fiscales que los contribuyentes deberán seguir. A través de la Miscelánea Fiscal 2022, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) vigilará con mayor rigidez que los contribuyentes cumplan con sus obligaciones, de acuerdo con las nuevas reglas que comenzaron a operar a partir del pasado 1 de enero.

Algunos de estos cambios pueden generar confusión y dudas respecto a las obligaciones fiscales por cumplir, por lo que expertos fiscales consultados coincidieron en que lo mejor es ordenar la contabilidad durante los primeros días del año para evitar problemas con el fisco y que las nuevas medidas tributarias no provoquen dolores de cabeza.

Con la llega del nuevo Régimen Simplificado de Confianzatambién llamado Resico–, lo mejor es que cada contribuyente haga una recapitulación sobre el cumplimiento de sus obligaciones durante los últimos cinco años, ver si le falta alguna, esto con la finalidad de evitar problemas en caso de migrar al Resico, explicó Guillermo Mendieta, integrante del Colegio de Contadores Públicos de México.

“Principalmente es recomendable acercarse con un contador porque van a surgir muchas dudas. Al final los contadores sabemos qué cambios vienen y podemos orientar a los contribuyentes”, afirmó en entrevista.

Dentro de las primeras recomendaciones para tener en orden todo su papeleo fiscal, se encuentran tener al día su firma electrónica avanzada, su clave FIEL y sus sellos digitales.

A su vez, Luis Velasco, estratega contable de Aspel México, indicó que lo mejor es hacer un pre cierre para evaluar la situación fiscal en cuanto ingresos y deducciones de lo que se espera durante este año. En su opinión, se deben revisar los ingresos que se tienen, tanto los fijos como los extraordinarios.

Las nuevas reglas del juego

Las nuevas medidas fiscales en vigor no aplican por igual para todos los contribuyentes, por lo que es importante que conozcan, de acuerdo con sus actividades qué obligaciones sí deberán presentar.

A decir del integrante del Colegio de Contadores, vendrá un cambio importante para aquellos contribuyentes que antes estaban dados de alta con el anterior Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), lo que traerá cambios en su emisión de facturas, la revisión, el registro contable así como los impuestos por pagar.

Mientras que una nueva obligación es que los mayores de 18 años deberán darse de alta en el Registro Federal de Contribuyentes, lo cual aplica para todos, ya sean jóvenes universitarios así como personas mayores.

Check list fiscal

Para Luis Velasco, una manera de  tener en orden todo lo relacionado a sus obligaciones fiscales es hacer un check list de aquellos trámites que debe presentar ante el SAT, como pueden ser sus declaraciones mensuales, comprobantes digitales hasta su declaración anual, para que cuando se dé la transición al nuevo régimen sea más tersa y sin tantos problemas.

“Justamente este tipo de listado permitirá ayudar a revisar o evaluar si existe algún tipo de omisión en el envío de nuestra información, lo mejor es hacer un mapeo de todas las obligaciones para certificar que no falta nada por ahí”, destacó el especialistas.

Revise sus comprobantes y declaraciones

El experto contable de Aspel enfatizó que es importante que los contribuyentes revisen sus comprobantes fiscales digitales, mejor conocidos como CFDI, hacer una revisión detallada para verificar que estos documentos cumplen con todos los requisitos fiscales y no poner en riesgo la deducibilidad de esos gastos facturados.

“La propia contabilidad que se envía de manera mensual también es un requisito, ya que si no se manda de manera oportuna puede implicar multas que al final implica un riesgo económico para los contribuyentes”, afirmó.

Póngase al corriente

En caso de no estar al corriente con su situación fiscal, los expertos recomendaron ponerse al día para evitar que las multas y recargos afecten su bolsillo.

Si se pone al corriente con las autoridades fiscales, seguramente tendrá que pagar actualizaciones y recargos, pero el contribuyente se puede ahorrar 80 o 90% del costo de una multa.

En este sentido, Guillermo Mendieta comentó: “las actualizaciones y recargos es algo que no se va a eliminar, porque al momento en que pague los impuestos se los van a actualizar con el tema de la inflación, “mejor pónganse el corriente antes”.

valores@eleconomista.mx