Entrar a una universidad pública cada vez es más complicado, ya que la competencia aumenta con el paso del tiempo, por ejemplo en el ciclo escolar 2008–2009 más de 120,000 jóvenes no obtuvieron un lugar.

Por ello, la demanda en universidades privadas se ha incrementado, aunque son mucho más costosas que la instrucción en academias públicas.

También hay jóvenes que quieren estudiar en una universidad privada, porque ahí encuentran el plan de estudios que les gusta , comentó Raúl Martínez Solares Piña, director comercial de Mexicana de Becas.

Por ejemplo, para ser un profesional del futbol, se puede estudiar en la Universidad del Futbol de Pachuca, si se quiere cursar la preparatoria en esa misma institución se cobra aproximadamente 85,000 pesos el semestre, todo se está profesionalizando , explicó Martínez.

Mejores condiciones

Especialistas consideran que la educación contribuye a la diferenciación económica y social, lo que obliga a los padres de familia a realizar una planeación a futuro para cubrir los gastos educativos de sus hijos.

Entre estos apoyos, se encuentra la libertad económica para estudiar la carrera que elijan en la institución que más les agrade.

Para este fin, es muy importante aprovechar los instrumentos de ahorro e inversión que permitan en el largo plazo forjar un buen fondo de ahorro para la educación.

Una opción de ahorro es Mexicana de Becas, un fideicomiso educativo de inversión abierta que ofrece a los participantes la totalidad del rendimiento, sin pago de impuestos.

La ley del ISR dice que los rendimientos obtenidos para la educación están exentos de pago, nosotros estamos ofreciendo entre 6 y 7% de rendimientos netos , comentó Martínez Solares Piña.

De acuerdo con el directivo, este fideicomiso sólo puede invertir en valores de renta fija; además de que su crecimiento es constante.

Sólo se cobra una comisión por ingresar al fideicomiso, que depende de la edad del hijo que obtendrá los beneficios, para entregar el dinero, basta con que se demuestre que el joven entró a una universidad pública o privada y cada año reciben su dinero aclaró el directivo de Mexicana de Becas.

Dijo también que el dinero se entrega aunque la familia no lo requiera, ya sea porque obtuvo una beca o porque eligió una universidad pública o una carrera que no es costosa.

jarmadillo@eleconomista.com.mx