En México, el tema relacionado con la vejez y al ahorro para el retiro es complicado para muchas personas por diversos factores, en el caso de las mujeres las cosas se pueden complicar para aquellas que trabajen de manera independiente, o bien, fuera del mercado laboral formal y las que dedican su tiempo al hogar.

Ante este crudo, pero por desgracia real panorama, expertas del tema aconsejaron tomar acciones desde ahora para llegar a esa etapa de la vida sin preocupaciones.

“La esperanza de vida promedio de las mujeres es mucho más alta que la de un hombre, entonces el tema se complica cuando ya no tienes una pensión o dejaste de cotizar por la maternidad (...) otra cosa que hemos analizado es el tema de la brecha salarial, ya que las mujeres regularmente tenemos una percepción entre 22 y 33% menor que los hombres por desempeñar el mismo trabajo y esto hace que el 6.5% de cotización que tienes ante el Seguro Social sea menor para ellas”, dijo Mayko Orendain, Chief Comercial Officer de Millas para el Retiro.

Durante la videoconferencia “Mujeres, ¿cómo obtener una pensión si trabajan por su cuenta o en casa?”, Mari Nieves Lanzagorta, vicepresidenta de Vinculación de la Asociación Mexicana de Afores (Amafore), destacó que en la mayoría de los casos, las mujeres que se dedican por completo a su hogar no reciben alguna remuneración y aquellas que sí, deben contemplar ese ingreso como una oportunidad para ver por su futuro.

“Tendemos a pensar en ese dinero como un extra, un ingreso que no se contabiliza de los ingresos reales a pesar de que sí es muy representativo. Las mujeres sí estamos llevando a cabo grandes labores de generación de ingresos aunque las llevamos a cabo en el mercado informal”, añadió.

En ese sentido, Claudia Castro, de Hablemos de Dinero, mencionó que aún se tiene marcada la tendencia en la que por ser mujer las oportunidades laborales en el mercado formal son escasas, en la que algunos patrones las excluyen “pensando en que en algún futuro no tendrán disponibilidad en comparación con los hombres”, por lo que no pueden aspirar a mejores puestos y mejores ingresos.

“Nosotras contribuimos al crecimiento profesional del hombre y nos tenemos que replegar a una vida de familia o de pareja, tenemos que poner muchísimos temas sobre la mesa; si esa es una decisión, ¿de qué manera tu pareja va a subsidiar tu retiro o tu ahorro? Al final es un tema de equipo, cómo va a ser posible que a través de eso la mujer pueda tener un ingreso, un poco de estabilidad o libertad financiera”, enfatizó.

Establecer acuerdos

La vicepresidenta de Vinculación de la Amafore destacó que algunas mujeres se sienten “atadas” a su pareja al ser ellos quienes aporten los ingresos del hogar, sin embargo, dijo, es importante establecer acuerdos que permitan velar por su retiro y dejar de considerarlo como algo prohibido.

“(Es necesario) que haya un reconocimiento del trabajo que se realiza dentro del hogar y que valdría la pena dejar explícito, a veces también nos cuesta hablar claro (...) si la regla familiar es que el hombre es el proveedor y que la mujer se hace cargo de las labores de la casa, y es un acuerdo consensuado, está muy bien, y es perfectamente válido, pero es importante también prever que de ese acuerdo también se derive la parte pensionaria”, mencionó Lanzagorta.

Las expertas agregaron que, al ser las principales tomadoras de decisiones de consumo en los hogares, las mujeres deberían acceder a incentivos y mejores oportunidades para el retiro, por lo que Mayko Orendain destacó que en Millas para el Retiro se busca beneficiar a este sector de la población.

“Imaginemos qué pasaría si un porcentaje de las compras del hogar se fueran para las afores de las personas de una forma automática, como un programa de lealtad, pero para ti mismo. En Millas para el Retiro, estamos trabajando para eso, nos encantaría que las mujeres que son amas de casa que se quedan y que tienen este acuerdo consensuado que no reciben un ingreso pudieran tener ese ahorro acumulado más el interés compuesto que les da su afore, sería maravilloso porque aquí se quitaría la dependencia del marido o de los hijos”, explicó.

Lanzagorta, Orendain y Castro coincidieron que empezar ahorrar desde una edad temprana, hacerse cargo de las responsabilidades financieras y vincularse a instrumentos financieros como lo es una afore son elementos importantes que tendrán consecuencias positivas en el largo plazo.

Acto de amor

“Ver por tu retiro, en el tema de ahorro, es un acto de amor hacia tus hijos, quitarles desde ese momento la carga que va a representar el que tú puedas hacer una limitación para que ellos puedan hacer su vida con una mayor libertad, (...) dejemos de depositar nuestra responsabilidad financiera en el marido, en los hijos, en el gobierno, en alguien más, si en algún momento tuviste una cuenta de afore y cotizaste, no se perdió, síguele la pista”, recomendó Claudia Castro.

jose.ortiz@eleconomista.mx