Las finanzas personales son un conjunto de herramientas que nos ayudan a mejorar nuestra calidad de vida y, sobre todo, alcanzar nuestras distintas metas y objetivos. Por eso son tan importantes. Por eso también son personales: porque todos tenemos necesidades y objetivos diferentes.

Para poder aplicar esas herramientas, es necesario adentrarnos en un proceso de planeación, el cual nos ayuda a conocer nuestra situación financiera actual, determinar nuestras metas y objetivos y desarrollar estrategias que nos guiarán hacia el logro de esas metas.

En mi experiencia me ha tocado conocer muchas personas que intentan hacerlo pero pierden de vista varias áreas críticas, incluyendo la planeación para el retiro, planeación testamentaria, administración de riesgos y seguros, planes de salud, impuestos, inversiones, manejo de efectivo y presupuestos. También podría incluir, si es el caso, planes para garantizar la educación de sus hijos, entre muchos otros aspectos.

Pero además debe ser un proceso integrado, que es más que la suma de sus partes. Cada una de estas áreas puede afectar a las demás. Por eso es importante ver la fotografía completa antes de tomar alguna decisión que pueda impactar nuestro bienestar financiero futuro.

Su importancia

Frecuentemente recibo críticas de lectores quienes me dicen que todo lo que escribo está muy bien, pero no es aplicable a la realidad mexicana y a los salarios miserables que percibe la mayoría de la población.

La realidad es que un buen salario, con dinero suficiente para gastar, no es garantía de éxito financiero. La gente siempre quiere más. De igual forma, un salario modesto tampoco tiene por qué implicar un fracaso; al contrario, mientras más escasos son nuestros recursos, más importante es administrarlos correctamente. De hecho, la mayoría de la gente que tiene problemas financieros, como un endeudamiento excesivo, corresponde a la clase media de nuestro país, a gente que gana lo suficiente para vivir dignamente. Eso demuestra que el éxito en nuestras finanzas personales no tiene que ver con nuestros ingresos.

Una buena planeación financiera personal puede ayudarnos a evitar graves equivocaciones, como podrían ser: incurrir en un endeudamiento excesivo, ignorar nuestras oportunidades para tener un retiro cómodo, no tener el efectivo suficiente cuando se requiere, o tener seguros que no correspondan a nuestras necesidades reales.

La planeación financiera personal nos apoya a tomar decisiones inteligentes acerca de ahorrar para comprar un hogar, para garantizar la educación de nuestros hijos o para cubrir adecuadamente contingencias. Pero además, puede apoyarnos en lidiar con cambios trascendentales en nuestro estilo de vida, como el matrimonio, un divorcio, cambio de trabajo, etcétera.

Un tema para todos

Ninguno de nosotros saldría en una balsa a cruzar el océano, sobre todo sin un mapa e instrumentos adecuados que nos guíen a nuestro destino. Incluso, nadie lo haría sin tener definido, por lo menos, un destino de nuestro viaje. El mismo concepto aplica para nuestra situación financiera: nadie puede ahorrar sin tener un objetivo concreto (que puede o no ser consciente pero que existe), y nadie debería invertir sin tener definidas sus metas y objetivos de largo plazo. Todos los que tengamos sueños, ilusiones, metas y objetivos en la vida podemos beneficiarnos de un plan financiero personal. La razón fundamental es que este plan no es sino el mapa que nos guiará hacia nuestro destino.

Un plan financiero nos ayuda, en primer lugar, a identificar y enlistar claramente esos sueños y objetivos que todos tenemos, y nos da elementos específicos para tomar decisiones que nos permitirán lograrlas. Pero además, nos permite encontrar obstáculos en el camino no previstos que podrían amenazar nuestro bienestar futuro.

En conclusión, las finanzas personales proporcionan dirección y significado a nuestras decisiones financieras. Nos permite entender cómo cada decisión que tomamos afecta otras áreas de nuestra vida. Por ejemplo, una decisión financiera particular podría ser la clave para la compra de una casa, pero a la vez podría impedir un retiro cómodo. Al ver cada decisión como la parte de un todo, podemos considerar sus efectos de corto, mediano y largo plazo en nuestros objetivos de vida.

Te invito a visitar mi página: http://www.PlaneaTusFinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales. Twitter: ?@planea_finanzas.