¿Es usted de los 54 millones de mexicanos que no cotiza en un instituto de seguridad social como el IMSS o el ISSSTE? Entonces es útil saber qué opciones hay para cuidar lo más valioso del mundo: su salud y la de su familia.

Además de los servicios de gastos médicos mayores, las opciones son diversas y cubren las necesidades de los sectores de la población que no cuentan con esa prestación.

LOS POPULARES

En el 2000 se creó el Seguro Popular con la finalidad de brindar protección financiera a todos los mexicanos al ofrecer una opción de aseguramiento público en materia de salud a las personas que por diversas condiciones no son derechohabientes de alguna institución de seguridad social.

Diez años después, según datos de la Secretaría de Salud del gobierno federal, son 33 millones de personas las afiliadas a este sistema.

El Seguro Popular cuenta con 10 niveles socioeconómicos para las familias que lo solicitan. Del nivel cero al cuatro no se paga nada, pero del cinco al 10 se cobra una cuota anual que puede ir de 2,074 pesos hasta 11,378 pesos, dependiendo el número de personas por familia. Esto se determina con un estudio socio-económico.

El pago se realiza en el módulo en que se inscriba cada familia, pero en caso de que no tenga caja de cobro, se dará una cuenta bancaria para depositar el total del pago.

Cubre más de 1,400 enfermedades a través de servicios médico-quirúrgicos, farmacéuticos y hospitalarios, servicio de especialidades como ortopedia, reumatología, rehabilitación, estomatología, ginecología y obstetricia, entre otros.

Para afiliarse al Seguro Popular es necesario residir en territorio nacional, no ser derechohabiente de las instituciones de seguridad social y, de ser el caso, cubrir la cuota familiar.

RED ÁNGEL

A nivel local, se encuentra el programa Atención Médica y Entrega de Medicamentos Gratuitos a Domicilio, conocido como Red Ángel. El programa Ángel visitó 213,000 viviendas y entregó más de 232,000 cajas de medicamentos a personas con padecimientos como hipertensión arterial, diabetes, infecciones en vías urinarias y conjuntivitis.

En el caso de la Red Ángel, es necesario ser parte de uno de los 350 programas sociales del Gobierno del Distrito Federal.

PREVENGA ANTES DE UNA EMERGENCIA

LA OPCIÓN DE LAS TARJETAS DE PREPAGO

otro tipo de alternativas son las tarjetas de prepago de servicios médicos, que ofrecen consultas, estudios, análisis a bajo costo.

Este tipo de servicios se dan por medio de tarjetas prepagadas de descuento con una red de proveedores médicos que tienen presencia en todo el país.

Se da un descuento con especialistas que al presentar la tarjeta, tienen un costo de 200 pesos. Esto en todas las especialidades, excepto en quiroprácticos y psiquiatras , dijo Carlos Hernández, gerente comercial de Médica VRIM.

La consulta tiene un costo de 200 pesos, tienen consultas a domicilio por 250 pesos y asesorías médicas por teléfono sin costo las 24 horas del día.

El ejecutivo, comentó que actualmente esta empresa atiende a cerca de 1 millón 200,000 personas y para este año planean alcanzar el doble en tarjetas vendidas.

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática indican que en los próximos años no se dará un incremento en el número de personas afiliadas a la seguridad social.

Servicios de las prepagadas

VRIM Clásica

350 pesos

50% de descuento en estudios de laboratorio, 20% de descuento en hospitales, ambulancia a precio preferencial y asesoría médica telefónica.

VRIM TDC

370 pesos

Incluye los beneficios anteriores más la red de comercios.

Restaurantes, SPA y gimnasios.

Black VRIM

499 pesos

Los dos anteriores, odontología., oftalmología.

[email protected]