Quién no ha vivido o conocido a un familiar o amigo al que le hablan los famosos despachos de cobranza por tener una deuda considerable con algún banco o tienda departamental. Aunque estas empresas llaman y buscan a los clientes para negociar y reestructurar la deuda que tienen, también existen algunas que son fantasmas y que en realidad buscan obtener datos de los clientes para cometer algún tipo de fraude.

La plataforma financiera de préstamos online Kueski advirtió que algunos de estos supuestos despachos suplantan la identidad de estas empresas para obtener información personal y financiera y cometer algunos delitos.

En caso de que un despacho lo contacte vía telefónica, es necesario pedirle al telefonista que se identifique con su nombre completo y el de la compañía, así como anotarlos en caso de que necesite confirmar la información. En caso de que se trata de una cobranza en persona, solicitar la identificación correspondiente a la empresa que representa.

finanzas.personales@eleconomista.mx