Si tiene ingresos extra que desee ahorrar o invertir, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) advirtió sobre los riesgos de hacerlo de manera informal en esquemas como tandas, o las llamadas pirámides; recientemente estos últimos se han vuelto muy populares, ya que prometen que al realizar una inversión, podrá obtener hasta ocho veces más el monto inicial.

Uno de estos esquemas es la llamada Flor de la Abundancia, esquema del que se han tenido reportes desde el año pasado en el norte del país, principalmente en los estados de Nuevo León y Coahuila; sin embargo, recientemente se ha vuelto muy popular en otros estados como Morelos, Puebla y la propia Ciudad de México, entre otros.

Se le conoce también como Células de Gratitud, Bolas Solidarias, Círculo de la Prosperidad, Rueda de la Amistad y Mandala, y son difundidos a través de redes sociales e incluso por mensajes de WhatsApp.

El esquema funciona de la siguiente manera: existe un organizador, que es el que está en el centro de la flor o en la cima de la pirámide, esta persona cuenta con dos personas de apoyo que se encargarán de reclutar a dos personas más cada uno y así sucesivamente; las personas reclutadas darán una aportación, que puede ir desde 3,000 hasta 27,000 pesos, dinero que se entregará al que esté en la cima; posteriormente, los demás subirán de nivel con la finalidad de llegar a la cúspide y ser beneficiados con el dinero.

Hay que enfatizar que las personas que participan en dicho esquema y que no cuentan con el dinero requerido son financiadas por aquellos que se encuentran en la cima, con la condición de que al momento de recibir su dinero lo paguen al doble (evidentemente deben cumplir con la cuota de sus personas reclutadas). Además, cada participante debe dejar un regalo en efectivo por la misma cantidad aportada.

Para que estos sistemas se mantengan, requieren seguir captando dinero de nuevos inversionistas, hasta llegar a un momento en que se vuelven insostenibles y, al romperse la cadena, terminan en la disolución del esquema antes de que los que ya aportaron su dinero puedan recuperarlo.

Por ello, la Condusef sugirió que antes de confiar su dinero a alguna institución, verifique que esté debidamente autorizada y regulada por las autoridades y que cuente con el seguro de depósito, ya sea un banco, caja de ahorro o una sociedad financiera popular (sofipo).

También es recomendable que compare y elija la institución financiera que le ofrezca el producto con la mayor tasa de interés y le cobre menos comisiones.

Confirme que la institución que elija tenga una sucursal cerca de su casa o trabajo para evitar complicaciones y recuerde que no es seguro ahorrar en tandas, bajo el colchón o en las llamadas pirámides.

Dude de aquellas entidades que le prometen rendimientos muy por encima de lo que se ofrece en el mercado.

Tome en cuenta que la Condusef no podrá defenderle en caso de que tenga problemas al invertir su dinero en alguno de estos esquemas pirámide, ya que ni son una institución financiera debidamente regulada, ni tampoco una figura legalmente reconocida.