La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recordó que los bancos tienen la obligación de enviar a la Administración del Patrimonio de la Beneficencia Pública los fondos que se encuentren en las cuentas de cheques, ahorro e inversión que no hayan tenido movimientos por un plazo de seis años.

Según el artículo 61 de la Ley de Instituciones de Crédito, una cuenta sin depósitos o retiros durante tres años pasará a una cuenta concentradora en el propio banco en la cual se dejarán de cobrar comisiones.

BANCOS AVISARÁN 90 DÍAS ANTES

La Condusef aseguró que el banco tiene la obligación de avisar en el domicilio que tiene registrado con 90 días de anticipación a que se traspasen los recursos a la cuenta concentradora.

Añade que los recursos en la cuenta concentradora son de los clientes de servicios bancarios, por lo que pueden solicitar la entrega al banco correspondiente.

Cuando transcurran otros tres años más a partir de que fueron depositados los recursos en la cuenta concentradora y éstos no hayan sido reclamados ni tengan movimiento alguno por parte del titular y no excedan más de 17,460 pesos (300 días de salario mínimo general vigente en el Distrito Federal), el dinero será entregado a la Beneficencia Pública sin que se pueda realizar reclamo alguno. La Beneficencia Pública es un órgano desconcentrado de la Secretaría de Salud del gobierno federal y tiene la facultad de administrar los recursos que recibe por donaciones, herencias y cualquier otro título legal.

Adicionalmente, administra recursos presupuestales de la recaudación fiscal federal para atender las necesidades más urgentes de las clases más desprotegidas.

RECOMENDACIONES DE LA CONDUSEF

La institución, encabezada por Luis Pazos, recomienda a las personas que no quieran perder los recursos de alguna cuenta, mantener ésta actualizadas (nombre de cuentahabiente, domicilios, nombres de beneficiarios) y conservar las que realmente tengan un uso y sean necesarias.

Para el caso de alguna cuenta que no se use de manera cotidiana, se aconseja efectuar algún depósito o retiro periódicamente (por mínimo que sea) para que se registre actividad o movimiento en esa cuenta, además de revisar siempre el estado de cuenta.

El banco debe informar a los beneficiarios de la existencia de las cuentas con el fin de que éstos puedan reclamarlas y no se pierdan.

[email protected]