Adquirir un crédito hipotecario no es fácil y menos si se encuentra dentro de la población que trabaja por su cuenta o labora por honorarios.

Las personas no afiliadas a instituciones de seguridad social son consideradas por las instituciones financieras como de alto riesgo, por ello, entregar un financiamiento a esta población es una actividad complicada.

Hoy en día, cuatro sofoles y un banco (próximamente tres) ofertan crediferente, producto creado para los trabajadores que no se encuentran inscritos al IMSS ni al ISSSTE.

Un crediferente está conformado por ahorros, subsidios y garantías de pago. 

Para obtener un crédito de este tipo, primero debe comprobar ingresos al intermediario financiero donde solicita el préstamo, esto lo puede hacer a través de notas, facturas, contratos de renta; además, debe presentar una carta de su empleador, clientes o proveedores que conste que su actividad laboral es real.

También deberá someterse a un estudio socioeconómico, el cual corrobore que los datos registrados en la solicitud de crédito son verdaderos.

PROCESO

Una vez que haya reunido los documentos que comprueben los ingresos, tendrá que ahorrar cada 30 días la cantidad que pagaría de forma mensual por el crédito, este proceso tendrá que realizarlo durante seis meses.

El ahorro se depositará en la institución financiera que el trabajador desee, ya sea cuenta de inversiones, cheque o ahorro, y la cantidad acumulada se podrá utilizar para pagar parte del enganche de la vivienda, que es de 10% del valor de ésta y que corresponde al trabajador liquidar este monto. Por su parte, la Comisión Nacional de Vivienda otorgará un subsidio de hasta 62,000 pesos; la Sociedad Hipotecaria Federal dará una garantía de primeras pérdidas y un seguro de crédito. Es necesario indicar que el costo de la garantía lo pagará el desarrollador de vivienda que vaya a entregar la casa.

Los elementos anteriores son para dar certeza al intermediario financiero que otorgará el financiamiento de que éste será pagado aun cuando el trabajador se quede sin empleo o manifiesta alguna situación que impida el pago de algunas mensualidades.

Actualmente, LI Financiera, Metrofinanciera, ING Hipotecaria, Patrimonio y Santander ofrecen crediferentes, en unas semanas se sumarán Bancomer y Banamex. Las tasas de interés que aplican los intermediarios financieros se encuentran entre 11% hasta 12.71%, que es una tasa promedio de mercado.

Con mucho esfuerzo se pudo establecer la constitución de seguros y garantías que auxilien a que se pueda consumar una tasa de mercado para la población informal , enfatizó Juan Carlos Larrieu Creel, director comercial de Patrimonio.

Explicó que el producto hipotecario está dirigido a clientes de alto riesgo, un segmento que no recibía créditos.

En México se ha venido atendiendo la necesidad de vivienda en los sectores formales, cuando el rezago de vivienda está en los segmentos informales , detalló Larrieu Creel.

Aunque algunos intermediarios financieros, como Santander, ya comenzaron a otorgar créditos, Patrimonio iniciará este mes. El directivo de la sofol estima entregar 600 crediferentes en lo que resta del año y los productos colocados servirán de prueba para analizar el funcionamiento del producto, de ser positivo, se podrán entregar 10,000 crediferentes para el 2013.

Financiamiento para los no afiliados

  • 25 años es el plazo máximo para liquidar el crédito.
  • 1 millón de pesos es el valor máximo de la vivienda.
  • 937,000 pesos, monto máximo de crédito.
  • 200 créditos otorgados hasta la fecha.
  • 8,000 créditos estimados para el cierre del año.
  • 5 instituciones ofrecen el producto de Crediferente.

[email protected]