Uno de los gastos que más afecta los bolsillos y que es imperceptible es el denominado gasto hormiga, el cual representa grandes fugas de dinero sin que nos demos cuenta; sin embargo, este tipo de gastos se puede reorientar y enfocar hacia un mejor objetivo como el ahorro.

La institución financiera Banco Sabadell enfatizó en la importancia de convertir este tipo de gastos en algo positivo para la cartera, ya que así como se gasta en pequeñas cantidades también se puede ahorrar para que poco a poco sume una cantidad considerable sin darse cuenta.

Primero es necesario conocer y saber en qué se gasta más, el objetivo es disminuir las compras por impulso por ejemplo al salir de casa, comprar ese café o comida que tanto se antoja, o de manera digital a través del abuso en el uso de aplicaciones para pedir alimentos a domicilio.

Otra manera de combatirlo es hacer un presupuesto para conocer los ingresos y los gastos que se tienen, si existen algunos que ya son de manera recurrente, lo mejor es incluirlos como gastos fijos.

finanzas.personales@eleconomista.mx