Vivir con su pareja significa proyectos y objetivos compartidos. Sin embargo, para lograr sus metas, individuales y de pareja, deberán poner sobre la mesa la situación financiera de ambos.

Rocío García, vocera de Finanzas Prácticas de Visa, consideró que cada pareja debe decidir qué es lo más conveniente para ellos en términos financieros. No obstante, hay diversas recomendaciones que le ayudarán a que el dinero no se convierta en un dolor de cabeza.

Comunicación. No permitan que sus finanzas se conviertan en un tema tabú en su relación. Platicar lo que desean en materia de economía le ayudará a definir cuáles son las metas personales y en pareja.

Planeación. Deberán aprender a hacer un presupuesto lo más apegado a su realidad, esto les permitirá alcanzar sus objetivos, sin dañar su estabilidad financiera. Contemple los gastos compartidos y los personales; así conocerán qué cantidad de dinero necesitan cada mes para consumo propio y qué monto pueden destinar a su fondo común.

Prevención. Iniciar una vida en pareja implica también la construcción de un patrimonio familiar. La prevención es muy importante para proteger sus bienes, su persona y, por supuesto, su familia. Una opción para proteger su patrimonio es la contratación de una póliza de un seguro.

Ahorro e inversión. Las necesidades y los proyectos se multiplican y para poder satisfacerlos, deben multiplicarse también los recursos.

Respecto del último punto, Sofía Macías Liceaga, especialista en Finanzas Personales, aconsejó que la pareja contemple el nivel de riesgo que existe, establezca su nivel de liquidez y defina el periodo a invertir, ello en relación a sus metas.