Aspirar a tener una vejez sin preocupaciones es una meta que muchos mexicanos tienen y la pensión no es el único instrumento que existe para este fin, hay otras herramientas financieras que sirven como alternativas para llegar a esta meta.

La plataforma de servicios financieros Coru destaca que existen diferentes instrumentos como un Plan Personal de Retiro, fondos de inversión, seguro de retiro, cuenta personal especial para el ahorro y el ahorro voluntario, éstos tienen el objetivo de incentivar a los trabajadores y ayudarlos a tener una mejor calidad de vida al terminar su etapa laboral. 

En el caso del Plan Personal de Retiro, este instrumento puede ser compatible con el ahorro voluntario al ser una cuenta destinada a la inversión a largo plazo y que casi todas las instituciones financieras lo ofrecen. Este tipo de plan personalizado exige aportaciones voluntarias, por lo general de manera mensuales, y las aportaciones no deben ser retiradas hasta determinado plazo impuesto por el trabajador.

Los fondos de inversión son otra opción que puede complementar perfectamente para tener un mejor retiro al existir, específicamente, algunos productos de inversión como los Fondos Ciclos de Vida, que cambian de inversión conforme el paso del tiempo y acorde a las necesidades.

“Lo más recomendable es acercarse con una asesora o asesor financiero para decidir qué plan de ahorro e inversión le conviene dependiendo del objetivo que se busque, la edad, así como la capacidad de ahorro”, señaló la plataforma financiera. 

De acuerdo con una encuesta hecha por esta plataforma, 71% de los trabajadores no cuenta con un plan personal de retiro, mientras que siete de cada 10 mexicanos les preocupa quedarse sin dinero en su retiro y 57% de los encuestados desconoce cuánto necesita ahorrar para tener un retiro digno.

Coru recordó antes de elegir cualquier instrumento financiero, es necesario planificar cómo será el retiro y a partir de ello revisar el que mejor se adapte a las necesidades de cada trabajador.

finanzas.personales@eleconomista.mx