¿Usted ha gastado dinero y se lo ha ocultado a su pareja, recibió un ingreso extra y no le contó, gana más de lo que le dijo que ganaba o tiene un dinero ahorrado del cual nunca le habló? Tal vez usted tenga un problema de infidelidad financiera.

Si no quiere convertir sus votos en un hasta que el dinero nos separe , es mejor que reconstruya la comunicación con su pareja y organice sus proyectos familiares y personales, entre los que se encuentra un plan de jubilación.

Según una encuesta elaborada por Harris Interactive, 40% de los estadounidenses de 18 a 44 años nunca ha hablado sobre sus planes de jubilación con su pareja.

Para conformar un plan de retiro es necesario compartir su información financiera: cuánto ganan, inversiones, manejo de sus deudas, si tienen seguros, etcétera. Así podrán dividirse los gastos de acuerdo con sus ingresos, destinar una parte al ahorro común para afrontar la educación de sus hijos, por ejemplo, y otra parte podrá destinarla a los proyectos individuales como a un plan personal de retiro, explicó Patricia Ortega, experta en finanzas personales de Visa.

No es recomendable destinar 100% de sus ingresos al gasto familiar. Incluso si la pareja decide pagar sus deudas desde una cuenta bancaria común, también debe destinar cierta cantidad para su jubilación , coincidió Laura Rodríguez, financial planner de Skandia México.

Especialistas sugieren conformar planes individuales, ya que cada uno puede tener visiones distintas de cómo les gustaría jubilarse, pero que en el largo plazo resulten complementarios.

CUÁL ES SU CASO

Para hacer un plan conjunto, identifiquen su situación en cuanto a prestaciones y qué opciones complementarias tienen:

1.- Que ambas personas tengan derecho a una pensión, si cotizan a alguna institución de seguridad social.

Si los dos cotizan a alguna institución de seguridad social, comience por saber qué afore administra su cuenta para el retiro. Para hacerlo visite la página de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro o llame a SARTEL. Tenga a la mano su Número de Seguridad Social y su Clave Única de Registro de Población.

Una vez localizada, pida asesoría para calcular cuánto le tocará de pensión. Si quiere mejorar ese monto, haga aportaciones voluntarias para alcanzar su meta de ahorro. Este sistema da rendimientos por encima de otras opciones de inversión.

2.- Que una persona cotice y otra sea trabajador independiente y que por lo tanto carezca de prestaciones.

Cuando una de las dos personas sí cotiza al IMSS o al ISSSTE es recomendable que afilie a su pareja para tener un respaldo en caso de presentarse un problema de salud.

La persona que no está afiliada puede abrir una cuenta de ahorro en una administradora de fondos para el retiro y hacer aportaciones voluntarias. Esto puede complementarlo con algún plan de ahorro con aseguradora o con un fondo de inversión especializado en el retiro.

3.- Que ninguno cotice a algún instituto de seguridad social.

Para asegurar atención médica, puede inscribirse de forma independiente al IMSS al Seguro de salud para la familia. Se paga una vez al año y el costo depende de la persona afiliada: de 0 a 19 años: 1,320.80 pesos; de 20 a 39 años: 1,543.70 pesos; de 40 a 59 años: 2,307.30 pesos y 60 años o más: 3,472.10 pesos.

Puede también contratar un seguro de gastos médicos mayores; sin embargo, mientras la persona sea más grande, será más costoso contratarlo y difícil renovarlo, explicó Héctor Esquivel, especialista en Finanzas de la Universidad Iberoamericana.

Para tener ingresos, puede abrir una cuenta con aportaciones voluntarias en una afore, adquirir bienes inmobiliarios para renta, conformar un ahorro fondos de inversión, mantener dinero en dólares, en euros o inclusive en oro o contratar planes para el retiro con aseguradoras.

[email protected]