Ahorrar para el retiro de manera voluntaria es un hábito que  ayuda a incrementar el monto de la pensión que recibiremos en nuestra jubilación, lo que sin duda nos permitirá mejorar nuestra calidad de vida en la vejez.

Aportar una cantidad voluntaria, sin importar el monto, otorga beneficios fiscales, pero es importante que conozca las condicionantes que impone el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para poder acceder a ellos.

Según datos revelados por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro (Consar), en el 2018 sólo uno de cada 10 trabajadores hizo aportaciones voluntarias para su retiro.

En tanto, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) señala que 51% de los jóvenes en México prefiere guardar su dinero en casa, y 22% respondió que no le interesa o no necesita ahorrar.

 

Información publicada en la página de la Consar menciona que la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR) establece que los contribuyentes pueden hacer deducibles de impuestos los recursos voluntarios que depositen en su cuenta de ahorro o en planes de pensiones para el retiro.

Simón Díaz,director general de la plataforma contable El20.mx, explicó que este estímulo fiscal aplica cuando el dinero aportado en la afore se resta del ingreso total reportado en el año fiscal. Por lo tanto, no tiene que pagar el Impuesto sobre la Renta (ISR) de esa cantidad depositada. Empero,esta deducción tiene un tope de 152,000 pesos por cada ejercicio fiscal.

Por ejemplo, si un contribuyente declara en el año fiscal que ingresó 500,000 pesos pero de esa cifra total aportó 100,000 a su afore, el fisco restará la cantidad que aportó a su cuenta y calculará los impuestos que deberá pagar sobre lo restante, que en este caso son 400,000 pesos.

Detalló que el beneficio se obtiene con lo que aporte en el año fiscal, sin importar si realizó uno o varios depósitos. Solamente debe sumar la cantidad de aportaciones que hizo anualmente.

“Todas las aportaciones que el contribuyente realiza se restan del ingreso que declaró, y al disminuir este monto su base gravable es menor. Entonces paga menos impuestos y ése es el beneficio que tiene. La autoridad fiscal le permite restar las aportaciones a su ingreso para que el cálculo del impuesto a pagar sea menor”, comentó.

A largo plazo

El director de El20.mx sostuvo que una de las condicionantes que pone el fisco para gozar de estos beneficios es que las aportaciones sean a largo plazo, es decir que las retire hasta después de cumplir 65 años.

En su portal de Internet, la Consar detalla que si el trabajador aportó durante el año fiscal a su cuenta de afore pero también retiró alguna cantidad, el fisco le cobrará la retención del ISR sobre los rendimientos generados con una tasa de 1.04 por ciento.

 

Si el trabajador deposita en la subcuenta de inversión a largo plazo, la cantidad aportada deberá permanecer cinco años invertida para ser considerada dentro de dicho término. En caso que realice un retiro después de este plazo, la autoridad fiscal sólo retendrá el impuesto que generan los rendimientos obtenidos por la aportación hecha por el trabajador con una tasa de 1.04% sobre la cantidad total aportada,pero si retira antes de ese periodo, no se aplicará el estímulo fiscal.

“Si el contribuyente tiene la posibilidad de hacer estas aportaciones a su afore, que lo haga pensando en no retirarlo. La mejor estrategia es hacer las aportaciones pensando que ese dinero se va a quedar ahí y no lo va a tocar hasta su jubilación”, indicó Díaz.

Un aspecto a considerar es que el límite deducible cambia año con año, y se actualiza de acuerdo con las variaciones del salario mínimo, por lo que el monto deducible tiende al alza con el tiempo.

¿Cómo incluirlos?

Para que el contribuyente integre sus aportaciones voluntarias en su declaración anual, el director de El20.mx explicó que existen varios apartados en donde podrá informar al fisco sobre dichos depósitos.

“A la hora de que el contribuyente presenta su declaración anual, existe un apartado en donde puede colocar los montos que aportó durante ese año fiscal. De esta forma, el fisco lo toma en cuenta, ya que ese dato disminuye su ingreso y los impuestos a pagar”, explicó.

Indicó que es importante que el contribuyente guarde todos los comprobantes de dichas aportaciones, sin importar que hayan sido en ventanilla o vía transferencia electrónica, en caso de futuras aclaraciones.