Al momento de solicitar un préstamo de cualquier tipo, uno de los puntos principales a revisar es la tasa de interés, término indispensable e importante de comprender antes de solicitarlo.

En términos sencillos, esta tasa se define como el costo de pedir dinero prestado. Entender para qué funciona esta tasa y cómo se calcula es muy importante, ya que puede ayudar al solicitante a saber qué tan caro será el costo de una deuda.

Los usuarios podrán tomar mejores decisiones financieras al saber cómo se obtiene la tasa, y así comparar con qué entidad financiera les conviene más solicitar un crédito.

Luis Rubén Chávez, director general de la fintech Yo Te Presto, explicó que la tasa de interés se puede entender como el precio del dinero que tendrá que pagar el cliente al pedir prestado a una institución.

“Cuando se pide un crédito o cualquier esquema de financiamiento, el precio que tiene el dinero es la tasa de interés. Como concepto básico, es la condición más importante al contratar un financiamiento”, afirmó en entrevista.

Calcular para pagar menos

La tasa de interés se calcula como un porcentaje del monto que es entregado al cliente por parte de la institución financiera. Las instituciones financieras aplican la tasa de interés a la porción total del saldo por cubrir de un préstamo otorgado o a la línea de crédito en uso de una tarjeta y el cliente debe pagar (al menos) el interés en cada periodo de capitalización.

A su vez, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) precisa que un aspecto a considerar al pedir un financiamiento es que existen dos maneras de calcular los intereses: sobre saldos insolutos o sobre saldos globales.

Esto no es una cosa menor, ya que no saber la diferencia puede duplicar el costo de una deuda.

En el caso de los saldos insolutos, la fórmula es multiplicar el capital por la tasa de interés anualizada, si se quiere calcular sobre un mes, la tasa se debe dividir entre 12.

“El esquema de cobro sobre saldos insolutos lo que hace es cobrar interés por el capital que debe al momento del cálculo”, afirmó Chávez, y este es el modelo que más utiliza el sistema financiero formal.

En tanto el caso de los intereses con saldos globales, la institución financiera cobra los intereses sobre la deuda mes con mes, aunque este pago actualmente solo se utiliza cuando no hay movimientos en una cuenta, según la propia Condusef.

Por ejemplo, en un crédito de 50,000 pesos, con un pago mensual a 24 meses y tasa de 18% con la metodología de saldos globales el monto a cubrir por mes sería de 2,083.33 pesos y los intereses totales a cubrir en dos años de 18,000 pesos, por lo que del préstamo por 50,000 pesos se terminaría pagando un total de 67,999.92 pesos.

En saldos insolutos, el pago mensual sería de 2,496.21 pesos y el total de intereses de 9,908.90 pesos, por lo que el acreditado terminaría pagando 59,909.04 pesos por el mismo préstamo de 50,000 pesos.

La Condusef especifica que en muchas ocasiones, la forma o metodología en que los bancos e instituciones crediticias calculan los intereses puede ser un factor determinante, aun cuando los préstamos sean del mismo monto, cobren la misma tasa y con el mismo plazo.

El más conveniente es un cálculo sobre saldos insolutos, ya que la institución cobrará los intereses sobre la deuda amortizada, es decir, sobre el saldo del crédito que va disminuyendo conforme se pagan las mensualidades.

“Si el cliente tiene una tasa sobre saldos insolutos del 15% anual, tiene por certeza que es en su tasa de cálculo, pero si tiene una tasa de saldos globales, una tasa de 15% se puede convertir en una tasa del 25 o 30%, es decir, el doble de los intereses, porque como siempre paga intereses sobre el capital inicial es como si siempre estuviera pagando el doble de los intereses”, diferenció el director de Yo Te Presto.

Indicó que lo que siempre se debe buscar es que los créditos contratados estén calculados sobre un esquema de saldos insolutos, es decir, que conforme se adelanta pago de capital cada vez se paguen menos intereses.

Aprender a calcular

En ese sentido, el experto señaló que es muy importante que las personas dominen a nivel básico este tema de calcular los intereses para que entiendan el impacto financiero porque si no lo saben pueden contratar un crédito que les costará el doble.

montserrat.galvan@eleconomista.mx