La emergencia sanitaria del coronavirus no sólo afectó la salud de los mexicanos, también impactó en la economía de la mayoría de las familias, muchas de las cuales tuvieron que recurrir a sus ahorros para sobrevivir durante estos tiempos de crisis.

En momentos de incertidumbre financiera como el que vivimos actualmente, contar con un ahorro es de vital importancia para hacer frente a cualquier emergencia, y en caso de no contar con ello, es buen momento para comenzar a guardar una parte de nuestros ingresos, pero, ¿cómo hacerlo a pesar del panorama económico tan complejo?

Adriana Guerra Castellanos, profesora de la Escuela de Negocios del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, afirmó que las crisis económicas evidencian el estado de nuestras finanzas, por ello, ante el panorama económico desalentador, el ahorro se convierte en un aliado importante.

“Lo que aflora en estas crisis es nuestra salud financiera, el ahorrar debe convertirse en uno de los hábitos más importantes”, aseguró.

Antes de comenzar a ahorrar, lo recomendable es tener establecidas metas financieras a corto, mediano y largo plazo, sin importar que la situación económica no sea la mejor.

Una vez pensado qué queremos hacer con nuestro dinero, hay que establecer prioridades y necesidades, por ello, hacer un presupuesto es fundamental, en esa lista se debe anotar todas las fuentes de ingresos, así como los gastos y deudas.

A decir de la experta, durante estos momentos de incertidumbre, es vital que las personas aprendan a diferenciar entre los gastos que son necesarios y aquellos de los que se puedan prescindir.

Como parte de esta lista, lo mejor es incluir el ahorro como un gasto fijo y evitar cometer el error de ahorrar lo que nos sobre una vez que hicimos cuentas.

Aunque lo recomendable es destinar un porcentaje en específico de nuestros ingresos para el ahorro, la profesora consideró que esta cantidad dependerá de la situación de cada persona, porque si se intenta ahorrar de manera fija un porcentaje que es imposible realizar, sólo provocará estrés financiero y el ahorrador se desmotivará para continuar con su meta.

“Cada persona debe ahorrar el porcentaje que crea correcto y conveniente de acuerdo con su situación económica, puede ser 10, 25 o 35% dependiendo de la posibilidad de cada uno”, aseguró.

Desde 20 pesos

En estos momentos de emergencia económica, empezar a ahorrar no significa guardar grandes cantidades, si no se tiene este hábito, destinar desde 20 o 50 pesos puede ser un gran comienzo.

“Aunque sólo sean 50 pesos semanales, pero lo importante es hacerlo, verlo como un gasto fijo. El error que cometen muchas personas es que comienzan a hacerlo y buscan ahorrar  50% de sus ingresos, primero se deben establecer metas, ir tomando el hábito con pequeños ahorros a la semana o al mes, y poco a poco empezar a aumentar esta cantidad”, afirmó.

Si antes de la contingencia, usted ya era una persona ahorradora y destinaba una cantidad fija, lo mejor es seguir con este hábito y no dejarlo, posiblemente tendrá que reducir la cantidad, pero lo recomendable es seguir haciéndolo.

La profesora ejemplificó que si un trabajador ahorraba 1,000 pesos pero por la pandemia sus ingresos se redujeron, lo mejor será disminuir esa cantidad a 30 o 50% en vez de dejar de ahorrar de tajo.

Aquellas personas que hayan dejado de ahorrar y quieran retomar este hábito, lo recomendable es hacerlo de manera gradual, con cantidades pequeñas para poco a poco empezar a aumentar esta cantidad y regresar a lo que antes ahorraba.

Esta cantidad se debe ir ajustando paulatinamente en lo que se vuelve a equilibrar entre los gastos regulares normales, pero dependerá de la situación de cada persona.

[email protected]