Al contar con esta cuenta, que podrán abrir los padres que ya tengan una cuenta nivel cuatro en el banco, los chicos podrán, a través de las diferentes aplicaciones móviles del banco, pedirles dinero a sus papás vía mensajes de texto, recibirlo por las mismas vías, ahorrar e incluso hacer compras en línea con la seguridad que dan las plataformas digitales de BBVA Bancomer.

De acuerdo con Alejandro Pineda, director de productos bancarios, al niño o joven se le crea, a petición de los padres, una cuenta meramente digital lo mismo que su tarjeta, aunque en esta primera etapa también se otorga una tarjeta física, la cual se envía en días posteriores a la solicitud.

Aunque el control de la cuenta lo realiza el chico, al ser una cuenta ligada a las cuentas de los papás, éstos tienen el conocimiento de los movimientos que realicen los hijos. Al ser una cuenta de nivel dos, el límite de depósito mensual es cercano a 18,000 pesos.

La meta inicial, destacó Hugo Nájera, director de desarrollo de negocios, es que al cierre del 2019 haya 500,000 cuentas de este tipo, de un potencial que hoy tienen de 1.5 millones, que son los papás que promueven el ahorro de sus hijos.

Destacó que para impulsar este producto BBVA Bancomer aportará 100 pesos a las primeras 34,000 cuentas que se abran.

“Es una gran área de oportunidad sumar este producto a las ventajas que hoy aporta la era digital, atendiendo sus demandas de viva voz y entendiendo su percepción del dinero para sembrar el hábito del ahorro y el consumo responsable desde temprana edad”, señaló Nájera.

Pineda por su parte mencionó que con esto, se sigue atendiendo al segmento infantil y ahora se les brinda a los padres la oportunidad de poder abrirles una cuenta de manera muy sencilla y sin tener que acudir a la sucursal “para que puedan depositarles sus domingos”.

Para poder abrir una Link Card, los padres deben ser clientes de BBVA Bancomer y tener una cuenta nivel cuatro; ingresar a la página web del banco, anexar los datos del menor, incluido un PDF de la copia del acta de nacimiento, que se corrobora ante el Registro Nacional de Población; brindar otros datos (todos vía electrónica) y en menos de cinco minutos queda abierta la cuenta del menor.

La tarjeta personalizada del menor llegará a su domicilio dentro de los siguientes cinco días hábiles después de haber realizado la apertura. Los padres podrán programarles a los hijos sus domingos, pagos periódicos o transferencias de dinero cuando ellos lo soliciten, además de que podrán consultar sus movimientos sin ser invadidos.

Hugo Nájera indicó que hoy BBVA Bancomer tiene ya 6.7 millones de clientes digitales y estima llegar a los 7 millones a finales del 2018.

eduardo.juarez@eleconomista.mx