Una de las mejores maneras para hacer crecer su dinero es invertirlo. No obstante, tomar esta decisión implica analizar una serie de factores al momento de buscar cuál es la mejor opción e instrumento para hacerlo.

Como inversionistas primerizos se tiene la idea de que los rendimientos son lo que directamente puede llevarse al bolsillo, sin embargo, hace falta restar algunos factores, uno de ellos, son las comisiones.

“Es importante revisar las comisiones o cobros que pueden hacerse en los diferentes instrumentos de inversión, de no hacerlo, éstos pueden diluir el rendimiento”, afirmó María Concepción del Alto, directora de la Maestría de Finanzas de EGADE Business School del Tec de Monterrey.

A decir de la directora, entre las principales comisiones que se cobran a los inversionistas, se encuentran la de operación, por manejo de cuenta e incluso una comisión anual, similar a la anualidad de las tarjetas de crédito.

Mucha gente no revisa estos detalles y deposita su dinero únicamente guiándose por el rendimiento, no hacen la investigación exhaustiva que se requiere antes de invertir” afirmó.

Lo recomendable es revisar todos estos datos en la página de Internet de la entidad en donde se planea invertir o en el carátula del contrato del instrumento de inversión en cuestión.

Cada instrumento financiero, dijo, cobra diferente tipo de comisiones de acuerdo con las operaciones que realicen, e incluso respecto al plazo: algunas pueden hacer cobros mensuales o anuales.

Por ejemplo, en el caso de los fondos de inversión, la plataforma financiera Finerio señaló que, por lo general, se cobra una comisión anual por administración, distribución, y gastos de operación, aunque varían según el fondo de inversión, pues son los expertos los que se encargan de toda la administración.

Debido a que son varios inversionistas, estas comisiones suelen ser bajas, en promedio, de 1% anual; no obstante, si el fondo tiene pérdidas, el capital disminuirá también.

Adicionalmente, los bancos, las casas de Bolsa o las instituciones financieras cobran si no se mantiene un monto mínimo, al realizar cancelaciones de inversión, y también el registro al fondo de inversión, con lo que esto comerá rápidamente las ganancias.

Mientras que, en el caso de las casas de Bolsa, sus comisiones varían de acuerdo con diversos factores pero en la mayoría de los casos, éstas se cobran de acuerdo con el monto de cada operación que se realice.

Incluso, algunas establecen diferentes tipos de cobro en función del saldo medio del cliente o del número de operaciones, otras establecen algunas carteras cerradas de activos en función de los mercados en lo que se invierte o bien existen diferentes tarifas para cada mercado accionario nacional o internacional.

A su vez, las comisiones que se cobran en las sociedades de inversión, por lo general, sólo hacen un cobro por administración, que generalmente es menor a las comisiones que los bancos cobran por manejo de cuenta.

Cualquiera que sea el instrumento de inversión seleccionado, lo ideal es que se pueda aumentar el monto de la inversión, de esa manera será menor el impacto de las comisiones en los rendimientos.

Compare a través de Internet

Juan Carlos Morales, director de Estrategia Corporativa en Algo Global, señaló que existen herramientas en Internet que permiten contrastar los diferentes instrumentos de inversión con tablas comparativas en donde podrá revisar sus rendimientos y beneficios.

“Son plataformas que se alimentan de la información de los grandes fondos, bancos y casas de Bolsa y sobre todo puede consultar en cada institución y revisar en cada uno las opciones que sean iguales”, afirmó.

En opinión del experto, es importante comparar no solamente los rendimientos, también los cobros, cargos y penalizaciones antes de tomar cualquier decisión antes de colocar su dinero en cualquier instrumento financiero,

“Siempre hay que revisar las letras chiquitas para tener un mejor respaldo en el tema del patrimonio. Así podemos ver un comparativo homogéneo de lo que estamos hablando antes de tomar una buena decisión”, aseguró.

montserrat.galvan@eleconomista.mx