El impacto ocasionado por el coronavirus ha afectado no sólo a las grandes empresas, también ha traído repercusiones en las finanzas personales de miles de personas alrededor del mundo.

Con este escenario de fondo, el panorama financiero para los próximos meses parece cada vez más incierto y muchas familias mexicanas se encuentran preocupadas sobre cómo afrontar el impacto generado por la emergencia sanitaria.

Mientras que algunos tuvieron que cerrar temporalmente sus negocios, otros tantos se quedaron sin trabajo o vieron disminuidos sus ingresos, ante un contexto tan complicado ¿Es buena idea solicitar un crédito para resolver una emergencia financiera o para tener liquidez?

Sergio San Sebastián, especialista en finanzas personales y negocios, indicó que una crisis económica es una moneda de dos caras, y que aunque el panorama pareciera complicado, pueden existir oportunidades para solicitar un crédito.

Sin embargo, enfatizó que para aquellos que entraron en una situación complicada y que fueron despedidos o perdieron su negocio, resultará complicado acceder a un préstamo en este momento, ya que los bancos les pedirán comprobar ingresos y será difícil que lo hagan si no tienen una fuente fija.

“Lo que ha traído la crisis es un problema de liquidez para la mayoría de los usuarios, y los gastos continuaron al mismo nivel”, aseguró.

El experto explicó que si el usuario puede encontrar un crédito con buenas condiciones de costo y un plazo largo para pagar, entonces es un buen momento para hacerlo en vez de gastar sus ahorros.

Indicó que si piensa solicitar un crédito de cualquier tipo, lo primero es analizar cuál es el beneficio que le dará ese dinero, además de poner atención en la tasa de interés, el Costo Anual Total (CAT), las condiciones del crédito y tener claro la mensualidad que se va a pagar.

“Si pueden encontrar un buen financiamiento a un buen costo podría dar un beneficio muy importante a futuro para pasar este bache, puede ser algo positivo, siempre y cuando el dinero le ayude a superar esa racha”, comentó.

Tengo una hipoteca, ¿qué puedo hacer?

Precisó que para aquellos usuarios que actualmente tienen un crédito hipotecario, este momento es ideal para cambiar su hipoteca a otro banco con la finalidad de obtener mejores condiciones como alargar el plazo, que la mensualidad baje un poco o incluso renegociar la tasa de interés.

El experto en finanzas personales explicó que, en la medida de las posibilidades de los usuarios, lo mejor es solicitar un crédito de liquidez hipotecaria, ya que ofrece tasas de interés más bajas a comparación de otro tipo de préstamos.

Indicó que en México existe una mala percepción de hipotecar la casa y que muchas personas optan por créditos de nómina o personales, o incluso se endeudan con tarjetas de crédito, lo cual puede resultarles mucho más caro y contraproducente si no tienen un buen manejo de sus finanzas.

Alejandro Saracho, director de la consultora Reconfiguración Financiera, sugirió que en vez de pedir un préstamo, lo mejor es buscar otras fuentes de ingresos en vez de asumir un compromiso financiero que resulte complicado cumplir en el futuro.

Pos su parte, Wolfgang Erdhart, vocero de Buró de Crédito, explicó que si necesita pedir un crédito, lo mejor es que analice los opciones que existen en el mercado y decida cuál es el que más le conviene.

Detalló que dependiendo de la situación de cada cliente revise si le conviene más un crédito de nómina o un préstamo personal, que pudiera tener una tasa de interés más pequeña que la tarjeta de crédito. “El consumidor siempre debe buscar cómo pagar menos”, dijo.

[email protected]