Prepararse el café en casa no tiene mayor complicación, empleas en ello de 5 a 10 minutos, dependiendo del método que se tenga más a mano, pero las prisas a las que conlleva la ajetreada vida moderna y la comodidad de contar con un expendio a la vuelta del trabajo, por lo general nos ahorran el proceso de hacerlo nosotros mismos.

Pero ¿te has puesto a pensar cuánto gastas en una bebida como el café a lo largo de un año? Día a día podemos pagar entre 12 y 25 pesos por un café americano. Si lo multiplicas por los 5 días hábiles, te da un total de 60 o 125 pesos. En un mes estaríamos hablando de 240 o 500 pesos, gasto que traducido en términos anuales incrementaría hasta los 2,880 o 6,000 pesos.

Esto es lo que los expertos consideran un gasto hormiga , un desembolso menor, inconsciente hasta cierto grado y constante que merma las finanzas personales de los consumidores.

¿CAFÉ O VIAJE?

Evitarlos debería representar una de las metas financieras en la economía de toda persona, ya que los pequeños gastos por compras impulsivas o en pequeños caprichos, al ser sumados durante un año, podrían representar lo equivalente a un viaje todo pagado a la playa para dos personas de acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Para Edgar Salcedo, profesor de la Facultad de Economía de la UNAM, el impulso de una cultura del ahorro es imprescindible para las finanzas personales y aplica también en el caso de la compra hormiga de café.

Se puede ahorrar si uno deja de gastar en cosas que uno no necesita de manera cotidiana, pero que pueden resultar trascendentales a la hora de cumplir un año y fijarse metas de que se ahorren al mes 500 pesos, 1,000 pesos , señaló.

Claro que si eres parte del 48% de las personas que durante el 2011 se declararon como consumidores diarios del aromático, de acuerdo con un informe de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), no consideraras como gasto hormiga la compra de un café al día.

Tan sólo entre 2010 y 2011, la demanda del café creció alrededor de 13% a nivel nacional. Una encuesta realizada por la dependencia reveló que el año pasado un 71% de la población declaró que prefiere al café como bebida, mientras que un año antes este mismo indicador fue del 58%, ante opciones como refrescos, leche, chocolate, té y agua.

Fernando Butler, expresidente del Colegio Nacional de Economistas, refirió que en la actualidad la cultura del café ha crecido. Las edades de quienes prefieren un cafecito a cualquier otra cosa cada vez apuntan más hacia los jóvenes.

Las nuevas generaciones están expuestas a los hábitos de consumo norteamericanos, dijo Butler Silva, ya que gran parte de los consumos son por imitación social.

Los jóvenes están acostumbrados a que es un estándar en Estados Unidos el consumo de café y los están imitando, tarde o temprano es una señal de estatus , expresó el experto.

Hasta 1998 o 1999 no existía ni siquiera Starbucks en México y ha habido un fuerte proceso de expansión de esas cadenas, asociado a un aumento obviamente de demanda , continuó.

CAFÉ CON AROMA DE AHORRO

Existen distintas ofertas de cafeteras en el mercado que, tomando en cuenta el saldo que arroja el gasto hormiga a lo largo de un año, representan opciones bastante asequibles.

Por sus dimensiones, pueden incluso instalarse en el recinto laboral sin ningún problema, para seguir saboreando de la exquisitez de un café recién hecho.

La Cafetera "Dolce Gusto" de la casa Nescafé, se puede conseguir en el mercado por 1,890 pesos y una caja de 16 cápsulas para preparar café americano Lungo , que arrojan un concentrado con una discreta envoltura de crema, se pueden conseguir en 99 pesos.

Tomando en cuenta estos precios, estaríamos hablando de un ahorro de 194% en 16 días, si el café que compras diariamente te cuesta 12 pesos, mientras que si tu bebida tuvo un costo de 25 pesos, el promedio se dispara hasta un 404 por ciento.

Si a las cápsulas necesarias para un año, que alcanzarían un costo de 1,485 pesos, le sumamos el precio de la cafetera, nos da un total de 3,375. Volviendo al ejemplo del café que cuesta 12 pesos, el ahorro sería de un 85% y para el de 25 pesos, es de 178 por ciento.

Esto lo puedes complementar comprando en un supermercado las galletas que acompañan tu bebida y vienen divididas en paquetes para mantener su frescura.

Salcedo insistió que la cultura del ahorro va ligada con buenos hábitos alimenticios. No se debe exagerar en el consumo de café, por ejemplo.

Tú te tomas un café y no hay problema, pero si te tomas 10, aguas. Fumas un cigarro no tienes problemas, pero una cajetilla al día, aguas , refirió.

También tienes que aprender a cambiar tus estilos de vida, tus hábitos de consumo y estar detrás de tu salud , concluyó.

Con información de la Profeco.