En los últimos años y debido al acelerado ritmo del cambio climático, el uso de fuentes de energías renovables vive un gran incremento y empieza a tomar fuerza como una fuente alternativa respecto a energías derivadas de los combustibles fósiles.

Entre las muchas opciones que existen, la energía solar se está convirtiendo en una opción viable gracias a que todos pueden obtenerla, además de los beneficios que genera.

Para acceder a ella, es necesaria la instalación de los paneles solares, los cuales han mejorado en los últimos años respecto a su costo y eficiencia, esto los coloca como una opción competitiva ante los proveedores de energía eléctrica convencionales, además de que generan un ahorro en el consumo energético de los usuarios.

Estos dispositivos aprovechan la radiación solar y, unidos a un transformador bidireccional, convierten la luz solar en energía, que incluso si genera excedentes, puede ser vendida a la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Aunque los panales tienen ventajas como que su durabilidad es superior a 25 años y requieren poco mantenimiento, también presentan desventajas, por ejemplo requieren mucho espacio para colocarse en una ubicación espacial en la casa, qué tanto le pegan los rayos del sol, es lo que incide en la cantidad de paneles que se deben colocar.

¿Cómo se instalan?

Carlos Tornel, ejecutivo de la Iniciativa Climática de México, explicó que, primero, el usuario interesado debe hablar con una empresa suministradora de paneles solares, la cual le pedirá algunos datos como el consumo energético de ese hogar y el espacio del techo de la vivienda, que es donde se colocará este tipo de objetos.

Una vez que se tiene esa información, la empresa entrega una propuesta de inversión de instalación de paneles, la cual puede ir desde 60,000 hasta 220,000 pesos.

Detalló que la cantidad promedio de panales a instalar es de cuatro y que la cantidad máxima que una casa o edificio puede tener es 25, pero aclaró que eso depende de la necesidad energética de cada familia.

“Cada casa tiene un consumo distinto de energía, entonces se calcula que una casa promedio en el país necesita cuatro paneles solares para cubrir sus necesidades energéticas. Si por ejemplo una vivienda tiene seis integrantes, pero un alto consumo de energía, entonces ya no serían cuatro, se podría elevar hasta 10 paneles”, dijo.

El experto destacó que otro factor muy importante para poner paneles es la ubicación espacial de la casa, el techo de la misma y la dirección en la que pegan los rayos del sol.

Agregó que el usuario debe considerar el acondicionamiento del techo de su casa, de lo contrario, puede acarrearle problemas como filtraciones o el peso a soportar sea demasiado.

“Puede suceder que a una vivienda le peguen los rayos del sol a ciertas horas del día, puede haber un árbol en medio que no permita que se instalen muchos paneles, que viva en un departamento y no sea el dueño de toda la azotea. Este tipo de condiciones geográficas o habitacionales representa una limitante”, dijo.

Venda la energía excedente

Para que el usuario pueda vender la energía excedente, debe acudir a la CRE a realizar los trámites, darse de alta ante esta institución como generador de energía a través de paneles solares y proporcionar el número de la cuenta bancaria del usuario para que la dependencia le deposite.

Cabe aclarar que el pago por la generación de energía con los paneles solares no se hace de manera inmediata, sino un año después de la colocación de éstos.

Una vez hecho esto, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) instala en su vivienda un medidor bidireccional,para que a través de éste, se contabilice el consumo de energía interna del domicilio y el excedente de la misma.

Para saber la cantidad de energía generada por el usuario, la CRE hace una revisión del consumo total de energía, cuánto se produjo en la casa y cuánto fue lo que se generó, una vez teniendo estos datos, la dependencia calcula la energía obtenida para depositarle al usuario en la cuenta que registró.

Otro dato a considerar es el precio por la generación de energía, el cual es determinado por la CRE. A éste se le conoce como “precio marginal local del lugar”, el cual es el costo de generación de energía en esa zona, por lo que el costo varía mucha entre zonas y regiones, y por ende, el pago final al usuario.

Tornel explicó que existen algunas cuestiones climatológicas que afectan la generación de energía, como temperaturas más altas, por lo que eso también repercute en el beneficio al usuario.

Mientras más altas sean las temperaturas, será más costoso generar electricidad a través de la energía solar, más caro trasmitirla y distribuirla, y el beneficio al usuario podría ser mínimo.

El experto indicó que incluso su no se genera energía con los panales o existe un faltante de la misma, el usuario no recibe ninguna remuneración pero sigue pagando su tarifa eléctrica.

Puede pasar que si hay un faltante, el usuario no recibe y sigue pagando su tarifa eléctrica.