Aunado a las políticas de desarrollo urbano coordinado entre los tres niveles de gobierno y el desarrollo de infraestructura productiva, aparecen las Zonas Económicas Especiales (ZEE).

Éstas son un proyecto de visión del país donde los sectores público y privado están generando las condiciones necesarias y suficientes para que haya niveles de inversión, desarrollo y empleo bien remunerado en los estados más pobres de México, explicó Gerardo Gutiérrez Candiani, titular de la Autoridad Federal para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales (AFDZEE).

En el pánel “Impulsar el Despegue de la Infraestructura para el Desarrollo” del Foro OCDE México 2018, señaló que en cuanto a la política de crecimiento urbano todos los municipios y áreas de influencia donde estén las ZEE serán emparejados, para que se vuelvan emergentes y sostenibles a largo plazo, mediante la implementación de programas de desarrollo que incluyen el ordenamiento territorial y las obras de infraestructura.

Para ello, expuso, se está trabajando sobre cuatro ejes: la sostenibilidad medio ambiental y el cambio climático, con la idea de aprovechar los recursos naturales; la sostenibilidad urbana, para lograr un desarrollo equilibrado y mejorar la movilidad de las personas; la sostenibilidad física y gobernabilidad, en donde se analizan las finanzas públicas y los marcos regulatorios de todas las ciudades, y, por último, la competitividad, tomando en cuenta las ventajas y desventajas para atraer más inversiones y generar mejores empleos.

“Las zonas, a través de infraestructura productiva, impulsarán el desarrollo, (por lo que) vamos a concesionar a los administradores integrales para poder hacer parques con sustentabilidad”, detalló el titular de la AFDZEE.

Para este año, se tendrán siete ZEE, contemplando las ya constituidas en Lázaro Cárdenas, Coatzacoalcos, Salina Cruz, Puerto Chiapas, Puerto Progreso y, próximamente, en Tabasco y Campeche.

[email protected]