La región Tijuana-San Diego ofrece un panorama propicio para emprender colaboraciones en materia de tecnologías de la información, desde la creación de negocios hasta la innovación e investigación.

Así lo señala la académica Rosibel Ochoa, directora del Centro Von Liebig de la Universidad de California en San Diego (UCSD), quien afirma que las oportunidades de colaboración son diversas, tan solo con el mismo intercambio estudiantil y de profesores.

Puede darse el acercamiento de la iniciativa privada con las universidades o la creación de empresas en el área de telecomunicaciones; tenemos mucha capacidad de recursos humanos en ambas regiones, creo que es el momento oportuno de emprender el trabajo en conjunto , asegura.

En la actualidad ya no es complicado iniciar una empresa enfocada a las tecnologías de la información, refiere la investigadora, ya que los jóvenes de alrededor de los 20 años están trabajando en la conformación de éstas desde la cochera de sus casas.

Sin embargo, la Dra. Ochoa considera indispensable el destinar mayor capital a este tipo de emprendedurismo, así como el disponer de instrucción por parte de expertos en la comercialización de las tecnologías.

La idea es cómo atraer recursos, porque es muy difícil encontrar capital de inversión temprana o capital de riesgo para apoyar a las microempresas con base tecnológica , dice.

Rosibel Ochoa menciona que no hay gran diferencia entre las instituciones u organismos de tecnologías de la información de Tijuana y San Diego, lo cual puede facilitar estos intercambios y ejecución de proyectos comunes, pues los jóvenes tienen la misma cultura tecnológica.

Agrega que para el fortalecimiento de este rubro ya existe la organización Calibaja, la cual abarca el sur de California, Imperial Valley y el estado de Baja California, cuyo objetivo es impulsar las vocaciones comunes de ambas regiones, y las TI son una de ellas.

Esta región cuenta con gran potencial para ser competitiva a nivel internacional y, de hecho, hay personajes de los dos lados muy interesados en promocionar toda esta zona; mi perspectiva es cuál será el papel de las universidades y los centros de desarrollo tecnológico en el tema , comenta.

Un ejemplo claro de esta colaboración y cultura compartida en materia tecnológica se dejó ver en el evento Startup Weekend , organizado hace unas semanas por el centro México Innovation Development (MIND-HUB), en Tijuana, donde 50 jóvenes desarrollaron siete proyectos factibles de lanzar al mercado.

De acuerdo con Lourdes Ibáñez, directora del Sistema LIA, establecido dentro del MIND-HUB, sólo falta fomentar estas integraciones y orientar al talento humano en las tecnologías, con un enfoque de negocios.

scervantes@eleconomista.com.mx