Cancún, QR. Fernando Torres Parraud, coordinador regional Sureste de ProMéxico, dio a conocer que hay planes avanzados para comenzar a utilizar el Aeropuerto Internacional de Cancún como distribuidor de mercancías producidas en la península y suministrar al sector turístico de Centro y Sudamérica.

El funcionario expuso que actualmente diversos bienes quintanarroenses como chile habanero, salsas, ropa de playa, bebidas alcohólicas y productos de tecnologías de la información ya se exportan hacia Estados Unidos, incluso con incrementos anuales de volumen en los últimos años.

Ahondó que Florida, California, Nueva York y Texas ya compran diversos productos de Quintana Roo y del resto de la Península de Yucatán, aunque ProMéxico no lleva el registro de las exportaciones. Sin embargo, tan sólo la venta de material pétreo desde la zona de extracción conocida como Calica, en Playa del Carmen, representa millones de toneladas al año, que se emplea en la pavimentación de carreteras estadounidenses.

A raíz del Foro Cancún 2017 realizado la semana pasada en esta ciudad, Torres Parraud comentó que se abrieron nuevas opciones de mercado con algunos países de Centroamérica y del Caribe, como Cuba, Jamaica y República Dominicana, para exportar insumos de hotelería y restaurantes: toallas, sábanas, muebles e incluso langosta.

El plan es ampliar la capacidad de carga de la terminal aérea para vender al exterior en volúmenes importantes los productos antes mencionados, pues la industria hotelera del norte de Quintana Roo se ha convertido no sólo en un negocio de hospedaje, sino que tiene la posibilidad de comercializar proveeduría hotelera a diversas partes de la región.

Por último, el representante de ProMéxico reveló que durante el Foro Cancún 2017 se recibieron dos proyectos de empresarios asiáticos; uno consiste en entrenamiento especializado de Buceo en Cozumel, además de otro emprendimiento para invertir en un nuevo parque temático, respecto de los cuales dijo que, por la confidencialidad que se tiene en las negociaciones, no podía dar más detalles de ambos proyectos.

jvazquez@eleconomista.com.mx