Guadalajara, Jal. El Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) urgió, una vez más, a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) a resolver el conflicto legal con el ejido El Zapote a fin de que se liberen los terrenos requeridos para construir la segunda pista del Aeropuerto Internacional de Guadalajara.

La presidenta del Consejo de Administración del GAP, Laura Diez Barroso Azcárraga, reiteró que en los próximos tres años, la terminal aérea presentará problemas de saturación.

“Es muy importante mencionar que en tres años estaremos al límite de la capacidad del campo de vuelo del aeropuerto de Guadalajara; la construcción de una segunda pista es fundamental para evitar la saturación en la capacidad del aeropuerto y así continuar apoyando el desarrollo económico en la región”, refirió la directiva.

Agregó que de acuerdo con las proyecciones del GAP, el aeropuerto tapatío cerrará el 2017 con 13 millones de pasajeros movilizados que lo ubican como el tercero más importante en pasajeros y el segundo con mayor carga movilizada en el país.

Más obras

La presidenta del Consejo de Administración del GAP y el titular de Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, inauguraron cinco obras de ampliación en el aeropuerto tapatío que le permitirán atender hasta 18 millones de pasajeros por año, mismas que supusieron una inversión de 660 millones de pesos.

Los trabajos consistieron en instalar un nuevo punto de revisión de pasajeros, la modernización de la sala A, ampliación del Sistema de Clasificación de Equipos BHS, la remodelación y ampliación de la sala de última espera en el edificio terminal y el reordenamiento de vialidades.

Macrolibramiento

Durante su visita a Jalisco, Ruiz Esparza inauguró también el macrolibramiento para Guadalajara, que cuenta con 111 kilómetros de longitud y conecta la carretera Guadalajara-Nogales con la vía a Zapotlanejo.

De acuerdo con las proyecciones del Centro SCT Jalisco, la vía de cuota permitirá desviar por ahí a unos 8,000 vehículos de carga pesada, aproximadamente la mitad de los que actualmente cruzan la ciudad.

La obra que inició en el 2012 y se retrasó, entre otros factores por 50 litigios emprendidos por ejidatarios, requirió una inyección de recursos por 11,000 millones de pesos.

[email protected]