La presencia de presiones de liquidez en el municipio de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, provocó que Fitch Ratings le bajara la calificación crediticia a BBB+(mex) desde A-(mex) , cuya perspectiva continúa Negativa.

También bajó a AA-(mex)vra desde AA(mex)vra la calificación específica de un crédito bancario contratado por el municipio con Banobras en octubre del 2011 (Banobras 11). El monto inicial de este fue por 285.2 millones de pesos y luego se amplió a 410.8 millones en el 2013; al 30 de junio de este año su saldo insoluto es de 373.2 millones.

La baja de la calificación de Tuxtla Gutiérrez se debe a la presencia de presiones de liquidez significativas provocadas por la falta de contención del gasto operacional y que ha resultado en un nivel creciente del pasivo de corto plazo, las disposiciones de un crédito bancario a corto plazo y anticipo de participaciones de 100 millones de pesos , indicó la firma a través de un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Aunado a lo anterior, sus márgenes operativos continúan limitados, aun cuando ha recibido recursos extraordinarios del estado para afrontar su gasto operacional.

En consecuencia, los indicadores de egresos, ahorro interno, inversión y liquidez ya no son comparables con la mediana y sus pares de la categoría de A(mex) .

La perspectiva Negativa encuadra la percepción de Fitch de que el municipio continuará con presiones de liquidez importantes y una generación acotada de ahorro interno (flujo libre servir deuda y realizar inversión) hacia el cierre del 2017, lo cual deterioraría más las métricas de liquidez y sostenibilidad de la deuda , se lee en el documento.

Lo anterior se basa en el incremento destacado de los servicios personales y la contracción de los ingresos propios y las participaciones federales observados en el primer semestre de este año, que denotan una tendencia negativa en el desempeño financiero.

Fortalezas

Para la firma, las fortalezas de Tuxtla Gutiérrez son un nivel de endeudamiento de largo plazo bajo con respecto a sus ingresos fiscales ordinarios) y la estimación de indicadores de sostenibilidad en el pago del servicio de deuda manejables.

Entre las limitantes principales de la calificación se encuentran la dependencia elevada a ingresos federales, las contingencias provocadas por el pago no fondeado de pensiones y jubilaciones y por la situación financiera y operativa débil del organismo de agua.

Durante el 2016, el ahorro interno se deterioró y equivalió a 1.7% de los ingresos de libre disposición.

El incremento sobresaliente de las participaciones federales y la recepción de ingresos extraordinarios estatales por 170 millones de pesos (70 millones transferidos al Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Tuxtla Gutiérrez) no evitaron la contracción del margen operativo , expuso Fitch.

Esto se debió al aumento considerable del gasto corriente, principalmente por servicios generales y personales. Además, Tuxtla Gutiérrez solicitó un anticipo de las participaciones por segundo año consecutivo de 100 millones de pesos para el pago de aguinaldos al cierre del 2016.

[email protected]