Cancún, QR. El cambio en el trazo original del Tren Maya (al desviarse de Valladolid a Tulum, en lugar de llegar directamente a Cancún) no sólo consolida a Quintana Roo como el estado que tendrá el mayor número de estaciones (siete) de todo el circuito férreo, sino que representa una oportunidad para disminuir la presión de crecimiento urbano y poblacional que hoy enfrenta Tulum, aseguró Eduardo Ortiz Jasso, director de la Agencia de Proyectos Estratégicos de Quintana Roo (Agepro).

Para ello, el gobierno de la entidad se está abocando en revisar la disposición de terrenos propiedad de la administración estatal para aportarlos al proyecto, ya que otro de los beneficios que supone este nuevo trazo será el de crear un nuevo circuito de turismo cultural y arqueológico al quedar enlazadas por la vía férrea dos de los principales vestigios arqueológicos de todo el sureste del país: Tulum y Cobá.

Esto permitirá la creación de nuevos productos turísticos que hagan mucho más atractivo el recorrido por todo el circuito del Tren Maya, generando la movilidad de turistas que se pretende originar desde Cancún, que recibe más de 8 millones de turistas extranjeros al año, a lo largo de los distintos puntos que recorrerá la vía férrea por el sureste de México, añadió Ortiz Jasso.

Se encuentra ya en análisis el diseño de un nuevo centro de población en torno a la estación del tren que se construirá en Cobá, a partir de la cual se buscará crear un equilibrio de desarrollo hacia el centro del estado, que despresurice o atraiga parte del crecimiento que se está concentrando en Tulum.

En dicho centro poblacional se buscará que se beneficie a la mayor cantidad posible de población originaria de la zona, la cual históricamente ha sido de las comunidades menos favorecidas por el desarrollo económico del norte del estado (Cancún, Playa del Carmen), comentó el director de la Agepro.

“El tramo eliminado, Valladolid-Cancún, no beneficiaba a ninguna población; en cambio, el nuevo trazo supone un desarrollo urbano e inmobiliario en una zona que actualmente carece de oportunidades de desarrollo como la zona selvática de Cobá”, acotó.

Licitaciones

Eduardo Ortiz adelantó que a más tardar en julio licitarán un paquete de tres estudios para la zona entre Valladolid, Cobá y Tulum, que son los técnico-jurídicos preliminares relacionados con el tema de la liberación de derechos de vía; también licitarán otro estudio de fotografía aérea en la zona y uno más de topografía, lo cual será uno de los aportes que hará el gobierno de Quintana Roo al proyecto del Tren Maya, específicamente para el nuevo tramo.

El pasado lunes, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) informó que realizarán una modificación al trazo original del Tren Maya, el cual implica eliminar el tramo Valladolid-Cancún para sustituirlo por Valladolid-Cobá y Tulum.

Rogelio Jiménez Pons, titular del Fonatur, destacó que además del ahorro cercano a 7,500 millones de pesos, se pretenderá impactar en la zona de Cobá con la construcción de una estación férrea que facilitará el acceso a los vestigios arqueológicos y supondrá un desarrollo urbano e inmobiliario.

[email protected]