El próximo teleférico urbano de la Ciudad de México, con la primera línea (Cuautepec-Indios Verdes) atrajo el interés de dos de las empresas más relevantes a nivel mundial: la austriaca Doppelmayr y la italiana Leitner, quienes se enfrentan en la parte final del proceso de licitación del Cablebús.

Ayer, el Órgano Regulador del Transporte (ORT) recibió tres propuestas técnicas y económicas (que promedian los 2,800 millones de pesos) para construir y operar, hasta por un año, bajo el concepto de transferencia de tecnología, el sistema.

En una larga sesión de entrega de información, presidida por el titular del organismo, Pável Sosa Martínez, también se dieron a conocer tres cartas de disculpa de firmas mexicanas por no seguir en el proceso.

La dupla Doppelmayr y Gami Ingeniería e Instalación ofreció desarrollar el teleférico por 3,525.4 millones de pesos y el consorcio Arquitectoni-K Inmobiliaria, Constructora Gaype y Geotecnia Control de Calidad y Construcción por 2,516.9 millones.

Mientras que Alfa Proveedores y Contratistas y Leitner presentaron la oferta más baja: 2,389.5 millones de pesos.

El fallo del concurso se dará a conocer el próximo jueves al mediodía. Sin embargo, si el ORT considera necesario ampliar el plazo para continuar con la revisión de la información, el plazo se puede extender.

Este jueves, durante la recepción de información, causó controversia la manera en que los interesados llevaron su documentación (en cajas y una maleta), porque debía entregarse en un sobre, lo que resultaba imposible por la cantidad y tamaño de las carpetas. Lo anterior, aún con la experiencia que tienen los participantes en otras licitaciones.

Ante la protesta de algunos participantes por dicha situación, el titular del ORT dejó en claro que debido a la importancia de la licitación se apegarían a los hechos sustanciales y el contenido de los documentos, y se optó porque se hiciera registro de los mismos en igualdad de condiciones.

Dicha situación, incluso, llamó la atención del titular de la Secretaría de Movilidad, Andrés Lajous, quien estuvo por algunos momentos en la oficina donde se realizaba la ceremonia y manifestó tener la certeza de que el proceso se realizaba con “absoluta transparencia”.

Tiran la toalla

Luego de informar sobre toda la información técnica, que tomó cerca de seis horas, el equipo del ORT leyó las cartas de disculpa entregadas por las empresas que decidieron no seguir.

Promotora y Desarrolladora Mexicana argumentó que no contó con el tiempo suficiente para hacer una propuesta acorde con la magnitud del proyecto (desde la etapa de juntas de aclaraciones, solicitó más tiempo para integrar su información), Tradeco Industrial no ofreció explicaciones y Consorcio de Ingenieros Constructores y Consultores declinó porque tenía otros compromisos y pidió ser considerado en otros concursos.

Como parte de las medidas para transparentar la licitación, el ORT invitó a participar como organismo asesor a la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos, quien designó a Marcelo Pérez a dar seguimiento al Cablebús.

El consorcio ganador contará con 550 días para realizar el proyecto, que deberá inaugurarse en el tercer trimestre del próximo año.

[email protected]