Tijuana, BC. A pesar del aumento en el costo del dólar y de la liberación de los precios en el combustible, San Diego vende gasolina más barata que Tijuana, lo que ha comenzado a agudizar la caída en las ventas de los gasolineros en la frontera.

Algunos de los precios que ofertan las estaciones del otro lado del país rondan los 15.5 pesos cada litro, mientras que en Tijuana cuesta 16.76 pesos.

El investigador del Colegio de la Frontera Norte (Colef) en Tijuana, Alejandro Díaz Bautista, dijo que para los gasolineros locales no sólo se trata de competir contra las estaciones que están ubicadas al otro lado de la frontera, sino que ahora también tienen que hacerlo con las empresas extranjeras que recién llegaron a la ciudad.

“En este mes de noviembre del 2017 observamos que la gasolina en San Diego sube de precio y cuesta 3.24 dólares por galón en promedio o menos (15.9 pesos por litro), mientras que están iniciando operaciones las primeras estaciones de gasolina importada en la frontera norte. Por lo que vemos una mayor competencia en el mercado de las gasolinas en esta zona de México”, aseguró.

Díaz Bautista explicó que la reforma energética comenzó en Tijuana y en Baja California al iniciar operaciones de las primeras estaciones de gasolina totalmente importada, con compañías como Arco o British Petroleum, que mantienen el costo del combustible como el de Petróleos Mexicanos.

Actualmente, expuso, los estados de la frontera norte ya están dentro del llamado esquema de flexibilización de precios, es decir, la apertura total, mientras que en el resto del país las estaciones de servicio deben apegarse a la lista de precios que publica la Comisión Reguladora de Energía.

Además, el especialista del Colef indicó que el mercado de Baja California está abierto y las miras están puestas en Sonora para evaluar el éxito y continuar con el ofrecimiento del producto abierto a la decisión del consumidor mexicano, que entre ambas entidades se abrirán un total de 400 gasolineras de Arco en los próximos cinco años.

El costo de la gasolina incrementó 1.35 pesos desde la liberación del precio del combustible en el estado, lo que ha tenido un impacto en las ventas, lamentó

Merma

El presidente de la Asociación de Propietarios de Estaciones de Gasolina de Tijuana, José Luis Noriega Guzmán, informó que para los empresarios locales ha sido difícil competir con las compañías extranjeras, porque con las obligaciones fiscales no hay manera de disminuir el precio para hacer frente a las estaciones del otro lado de la frontera, que mantienen su costo hasta dos pesos más barato cada litro.

Señaló que más que beneficiar al consumidor ha perjudicado al bolsillo de los ciudadanos, pero además afectó a la industria local de gasolineros que han visto una caída en sus ventas de hasta 8% entre marzo y octubre del 2017, comparado con el mismo periodo del 2016.

“Esto nos dice que el beneficio de poder reducir los precios de combustible a través de la presencia de diferentes competidores no se está cumpliendo como se prometió”, advirtió.

estados@eleconomista.mx