Entre el 2008 y el 2011 el número de habitaciones en régimen de tiempos compartidos en Cancún y la Riviera creció alrededor de 15 por ciento.

Se estima que en el 2012 las ventas del sector superarán hasta 10% los números del 2008, el último año de bonanza turística previo a las crisis financiera y sanitaria del 2009.

Actualmente son poco más de 28,000 habitaciones las que operan bajo ese formato, cerca de 4,000 más que hace cinco años.

La dirigente de la Asociación de Clubes Vacacionales de Cancún, Patricia de la Peña, explica que los primeros cuatro meses del año se mantuvo una ocupación por arriba de 90 por ciento.

Salvo un pequeño bache en las previsiones para mayo, pronostica que el 2012 será el de la anhelada recuperación, atribuible a la promoción del mundo maya y al crecimiento muy importante del comprador nacional.

Semana Santa fue espectacular, con una presencia muy importante de turismo brasileño y canadiense , comenta.

En el 2008 la conectividad aérea era mejor. En este año -dice- hacen falta las rutas que tenía Mexicana, sobre todo porque hay más oferta hotelera en todos sus segmentos (plan europeo, todo incluido y tiempo compartido), pero no tenemos los vuelos ni las conexiones suficientes, reconoce De la Peña.

CRECIMIENTO DEL SECTOR

La oferta hotelera de Cancún y la Riviera Maya suma en conjunto 80,000 cuartos. De ese total, 35% (28,000) se comercializa en régimen de tiempos compartidos. En los últimos años, la proporción de cuartos de hotel ha cambiado aceleradamente, acepta la dirigente.

Se estima que en los próximos tres o cuatro años, la proporción de tiempos compartidos crezca hasta llegar a ser 45% del total de la oferta vacacional de Cancún y la Riviera Maya.

DESARROLLOS, POTENCIAL PARA MANTENER CRECIMIENTO

De la Peña expone que para este año se espera que desarrollos como Villas del Palmar, en la zona continental de Isla Mujeres, terminen de abrir y comiencen a comercializar residencias turísticas, lo mismo que Blue Bay, en Cancún, así como la transformación del Mandarín Oriental en la Riviera Maya al régimen tiempo compartido.

Por lo pronto, comenta que para el 2012, el año de las profecías mayas, salvo un mes de mayo que las agencias mayoristas han detectado como un tanto incierto, pinta para superar en no menos de 10% las cifras récord del 2008 en cuanto ocupación y derrama, periodo que sacudió a la industria nacional por la turbulencia financiera que se desató en el mundo.

EN NÚMEROS

Atractivo turístico

  • 90% fue la ocupación hotelera en el Caribe mexicano de enero a abril.
  • 8,000 cuartos es la oferta hotelera en Cancún y la Riviera Maya.
  • 35% de la oferta hotelera está en tiempos compartidos.

jvazquez@eleconomista.com.mx