Puebla, Pue. José Miguel Brito García Teruel, presidente de la Asociación Nacional de Empresarios Textiles, aseveró que las fábricas en Puebla reportan una sobredemanda de producto por parte de Estados Unidos que las mantiene en operación en cuatro turnos, situación que permanecería al menos un año, siempre y cuando continúe el encarecimiento de contenedores en el país vecino para empresas de otras partes del mundo.

En entrevista con El Economista, destacó que tienen un excelente crecimiento y con el Tratado del Libre Comercio entre México, Estados Unidos Canadá (T-MEC) "se vienen mejores oportunidades para mantenerse 100% activos durante el 2022", dejando en claro que están operando en su totalidad.

Bajo este contexto, dijo que las empresas poblanas tienen 80% de posibilidades de exportar materias primas a la Unión Americana en este periodo de sobredemanda, sin embargo, únicamente 50% cuenta con una constancia en mercado exterior.

El dirigente explicó que en la actualidad no hay sector productivo que no requiera textil, desde plantas armadoras de vehículos hasta en el campo e industria agroalimentaria.

Indicó que en el 2020 durante la pandemia de Covid-19, el sector textil operó en números rojos, pero en lo que resta del 2021 prevén una recuperación económica que se reflejará para el próximo año en inversiones para maquinaria nueva y con mejor tecnología.

“La reanudación de labores ha sido intermitente, desde la producción de fibras como algodón o sintéticas hasta el abasto de insumos, situación que trae escasez de contenedores”, ahondó.

Contrataciones

Expuso que desde principios de este año, el ritmo de trabajo en las fábricas de hilo y de telas ha significado la contratación de personal de base para mantener operaciones las 24 horas del día y, con ello, responder a los clientes de Estados Unidos, que son sus principales compradores.

Sin embargo, admitió, que no se han recuperado en su totalidad las plazas perdidas en la industria textil, que solo en Puebla fueron alrededor de 3,000, las cuales se podrían cubrir en los siguientes meses con el ritmo que traen.

Brito García Teruel indicó que dependerá de cada fábrica aprovechar las oportunidades generadas por la sobredemanda, siempre y cuando se mantenga limitada a la competencia en la logística internacional.

Comentó que la reactivación económica ya está en marcha y se volverá más tangible a lo largo del 2022 en beneficio de la industria textil.

estados@eleconomista.mx

rrg