Guadalajara, Jal. El coordinador estratégico de Crecimiento y Desarrollo Económico de Jalisco, Alejandro Guzmán Larralde, informó que aun con la reapertura del ducto Salamanca-Guadalajara, las reservas de gasolina en las plantas de almacenamiento El Castillo en El Salto y Satélite en Zapopan tardarán siete días en recuperarse.

“Dejaron de bombear combustible por el ducto de Salamanca a El Salto; esto inició el 27 de diciembre pasado. Los inventarios se empezaron a consumir a partir de ese momento. Nunca han podido subir más allá de 60% de abasto, eso significa que las terminales están absolutamente sin inventario, están en cero”, detalló el coordinador del gabinete económico.

Añadió que “una vez que se reabra el ducto, primero se le dará prioridad a abastecer a las gasolineras y una vez que estén abastecidas se empezará a subir el nivel de reserva”.

En este contexto, el ducto Salamanca-Guadalajara que abastece de gasolina al estado de Jalisco fue reabierto este domingo, pero de forma intermitente, según informó el gobierno estatal.

A través de un comunicado, el gobierno de Jalisco señaló, con base en información de Petróleos Mexicanos (Pemex), que el abastecimiento de hidrocarburo a través del ducto será “intermitente y paulatino”, ya que encontró una fuga en el kilómetro 78, provocada por una toma clandestina, por lo que a las 10:48 horas se suspendió temporalmente el bombeo.

“Es importante aclarar que la reapertura de este ducto no tiene como objetivo sólo reabastecer a Jalisco del combustible, sino también de acuerdo con Pemex, revisar las condiciones del poliducto a lo largo de su trayectoria y garantizar que no existan más fugas, tarea que corresponde al gobierno federal”, indica el documento.

Refiere asimismo que de acuerdo con Pemex, a través del poliducto se recibirán 20,000 barriles de gasolina cada dos días, cifra que aumentará gradualmente el inventario de gasolina en la ciudad.

La empresa petrolera también informó al gobierno de Jalisco que este domingo llegarían al estado 45,000 barriles de combustible que se sumarán a los otros 45,000 que seguirán abasteciendo por autotanques desde Manzanillo y Mazatlán.

“Desde el principio de esta crisis de energéticos, las fuerzas de seguridad tanto estatales como municipales, han estado colaborando con la Secretaría de la Defensa Nacional en la vigilancia de las pipas que entran a la ciudad y los lugares de abastecimiento”, subraya.

Retraso

La reapertura del ducto que surte hidrocarburo a la capital jalisciense estaba programada para el sábado, pero fue pospuesta tras el accidente ocurrido en Tlahuelilpan, Hidalgo, el pasado viernes, al tiempo que se canceló también la visita que haría el presidente Andrés Manuel López Obrador a Jalisco.

El poliducto Salamanca-Guadalajara tiene una capacidad de transporte de 65,000 barriles diarios, con lo que en un lapso de cinco horas comenzó a enviar 10 millones de litros de las gasolinas por día. Esto es el consumo de un solo día en la zona metropolitana de Guadalajara, según la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros.

Durante la semana anterior se recibieron gasolinas y diesel en un promedio de 40,000 barriles diarios, con leves variaciones en número de autotanques con capacidad de 60,000 litros cada uno. Esto fue una reducción a 6 millones de litros diarios de consumo, lo que representó un número considerable de estaciones de servicio que no tienen inventario. El déficit diario fue de 4 millones de litros al día.

Hasta el momento de la reapertura del ducto, a las 8:00 horas del domingo, las terminales de almacenamiento de Jalisco seguían en ceros, recibiendo sólo descargas de los autotanques que provienen de Manzanillo, Mazatlán y Topolobampo.

Para agilizar el suministro, el fin de semana se enviaron algunas pipas o autotanques a descargar directamente a algunas gasolinerías que permitan con seguridad, bajar el producto a sus tanques, por 60,000 litros, y no por los 20,000 litros de pipa blanca que por seguridad urbana opera Pemex Logística. (Con información de Karol García)