La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, aseguró que los usuarios y repartidores no saldrán afectados por la propuesta de crear un nuevo impuesto de 2% a empresas de paquetería y plataformas digitales de servicios de entrega a domicilio.

“Es muy importante que sepan, tanto los usuarios como los repartidores, no es a ellos, es a las empresas”, dijo la funcionaria local en conferencia de prensa.

Precisamente, en esta semana se presentó la Ley de Ingresos de 2022, así como la reforma al Código Fiscal, esta última propone la adición de un nuevo artículo 307 TER, que establece un cobro de 2% del monto total (de ventas), antes de impuestos, por cada entrega de personas físicas o morales que operen aplicaciones y digitales orientadas a la entrega de paquetería, alimentos, víveres o cualquier tipo de mercancía en el territorio de la capital.

“Siempre que actúen con carácter de intermediarias, promotoras o facilitadoras, por lo que deberán pagar mensualmente por concepto de aprovechamiento por el uso y explotación de la infraestructura de la Ciudad de México el 2% del cobro total por cada entrega realizada”, se lee en el documento entregado por la Secretaría de Administración y Finanzas.

Esta regulación impactaría a todas las plataformas de entrega de paquetería, alimentos, víveres o cualquier tipo de mercancía, destacando empresas de logística (Amazon, Mercado Libre, Estafeta, Fedex) y plataformas de entrega a domicilio (Rappi, Uber Eats, DiDi Food, Justo, iVoy).

Sobre la razón para implementar este nuevo gravamen local (que ya pagan servicios de transporte privado como Uber), el documento ahonda que esto obedece a que los nuevos modelos de negocio digital han tenido un incremento en la Ciudad de México y por ello deben contribuir a esta entidad por el uso.

“Todas estas aplicaciones, prácticamente todo el recurso se lo llevan fuera del país. Hay una parte muy importante que requiere ser invertida en la ciudad, porque se utiliza la ciudad como parte de la repartición y el mantenimiento que se requiere de los espacios públicos, de las avenidas, de las vialidades”, dijo Sheinbaum Pardo. 

La titular de la Secretaría de Administración y Finanzas local, Luz Elena González Escobar, explicó que se establecieron términos que impiden que las compañías trasladen el cobro del nuevo gravamen.

“Se cuidó en la presentación del código que no fuera trasladable el impuesto”, dijo la funcionaria.

En el mismo camino

Sheinbaum Pardo recordó que este tipo de impuestos a servicios digitales ya se han efectuado en la capital del país, precisamente se inició con el sector del hospedaje.

“En el 2019, nosotros llegamos a un acuerdo con Airbnb, para que plataformas como esta, de alojamiento, también pagarán impuestos como lo hacen los hoteles establecidos (...) En el caso de Uber y todas las plataformas, ya existe desde hace tiempo en la ciudad, eso va a un fideicomiso”, dijo.

“Simplemente estamos replicando al resto de las plataformas y es a través de sus declaraciones. Entonces, no es trasladable, ni a los consumidores finales ni a los trabajadores de las plataformas”, agregó Luz Elena.

kg