Cancún, QR. A pesar de la presencia de sargazo en las playas de Quintana Roo, la Secretaría de Turismo del estado (Sedetur) pronostica para el verano un crecimiento anual de 4.2% en la llegada de visitantes, que ascenderán a de 3.8 millones.

La titular de la Sedetur, Marisol Vanegas Pérez, dijo que este año se extiende la temporada vacacional, por lo que se estima un incremento en la derrama turística.

Según la dependencia, para Cancún se espera 1.5 millones de turistas, 1.4% más respecto al verano del 2018; en el caso de la Riviera Maya se espera 1.7 millones de visitantes, es decir, 2.7% de incremento anual.

En total, el crecimiento pronosticado para esta temporada vacacional en todo el estado es de 4.2% en cuanto a volumen de viajeros hospedados en hoteles.

Sobre el rubro de habitaciones/noche ocupadas, el estimado es de 1.8 millones para Cancún y 1.9 millones para la Riviera Maya; en Quintana Roo la cifra es de 4.3 millones, que representa un aumento anual de 3.4 por ciento.

Mientras la derrama económica esperada es del orden de 3,238 millones de dólares, que significa 3.4% más que en periodo de referencia del año pasado.

Vuelos confirmados

La secretaria de Turismo en la entidad indicó que compañías aéreas están confirmando vuelos llenos hacia Cancún durante todo el verano, lo cual permite anticipar que se cumplirá con las expectativas trazadas para este verano del 2019.

“Las proyecciones están confirmadas, son asientos de avión vendidos hacia Cancún”, agregó.

Si bien puede registrarse un impacto en la percepción de los visitantes por el tema de sargazo, se tiene asegurado un número mayor al volumen de turistas captados en el 2018, año en el que también hubo una gran presencia del alga en las playas.

Vanegas Pérez expuso que el gobierno estatal busca minimizar el impacto del sargazo en la apreciación de los visitantes, con reportes diarios de las condiciones de las playas, “muchas de las cuales lucen limpias a 100%, ya que el recale del alga no es ni en todas las playas, ni todo el tiempo”.

“Todos estamos trabajando para que sea una temporada exitosa, desde los trabajadores hoteleros hasta todos nosotros que nos dedicamos a esto”, refirió.

Prueba de fuego

Roberto Cintrón, presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos, señaló que si bien este verano habrá un número similar de visitantes en el Caribe mexicano, “la prueba de fuego serán septiembre, octubre y noviembre, meses para los cuales las reservaciones se encuentran 20% debajo del año anterior”.

Explicó que esto no necesariamente significa que en esa misma proporción se vaya a caer la ocupación, porque actualmente la compra de paquetes vacacionales se hace con menos tiempo de anticipación, lo cual no evita que haya nerviosismo entre el gremio hotelero, manifestó, hasta que en dichos meses se pueda comprobar si la ralentización en el ritmo de reservaciones se deba sólo a las nuevas tendencias de compra o es una caída real en las preferencias de los turistas.

[email protected]