Puebla, Pue. La industria del plástico enfrenta escasez de insumos en lo que va del presente año, lo cual complica procesos de producción y retrasos en entrega de pedidos, además, los precios de las materias primas se han elevado hasta 30%, reportó el presidente del sector plástico de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) local, Eduardo López Galván.

Explicó que la producción de plásticos en los últimos meses se enfocó a cubrir las necesidades del sector médico ante la pandemia de Covid-19, situación que repercutió en las actividades de otras industrias que requerían, por ejemplo, envases o botellas.

“Desde luego en este tema de la pandemia la utilización del plástico ha aumentado y desde luego hay cierta escasez y materiales que se van específicamente para la fabricación de algunos insumos médicos, y sí estamos viéndonos con escasez de algunos productos”, dijo.

Expuso que la escasez de materiales como el polipropileno no es un tema que afecte sólo a empresas en Puebla, sino a nivel mundial, toda vez que el costo de este insumo se elevó de manera significativa, ya que se importa.

López Galván puntualizó que el polipropileno no es el único problema que afecta al sector plástico, ya que también se presentan faltantes de pigmentos y resinas para ciertos procesos.

Comentó que el polipropileno se utiliza para elaborar tapas de refresco o de contenedores de agua, piezas de autos, recipientes para alimentos, suministros para hospitales o para elaborar algunos materiales de construcción.

Tiempos de entrega

Indicó que este desabasto genera que no puedan cumplir en tiempo con los clientes, quienes han sido comprensivos con la complicación, pero solo dan una extensión del periodo de entrega.

El integrante de la Canacintra admitió que en el cierre de 2021 se mantendrá el desabasto de materias primas, ya que la crisis sanitaria ha frenado las cadenas de proveeduría para las industrias en general.

Resaltó que México era autosuficiente en polipropileno, pero ya no lo es desde hace más de una década por el cierre de empresas, porque ahora se depende de producciones internacionales para trabajar y eso trae un efecto en cadena.

Destacó que, por fortuna, no ha habido despidos y se han mantenido los más de 1,100 empleos que genera el sector compuesto por 36 empresas.

estados@eleconomista.mx

kg