Cancún, Qroo. Pese a que hay un notable freno en la inversión, de hasta 10% en la industria de los tiempos compartidos, el Caribe mexicano continúa siendo el primer lugar en destinos costeros de tiempo compartido, con un crecimiento de 2% en tarifas y 22% en compradores nacionales durante el 2010.

Ricardo Montaudon, presidente de RCI, empresa líder internacional en intercambios vacacionales, dijo a El Economista que dicha industria mostró la fortaleza de su modelo de negocio a pesar de las adversidades del 2009, pues no obstante el notable desplome de inversión comparado con el ritmo de crecimiento registrado en el 2008, el número de desarrollos afiliados a RCI creció a 445 en el 2010, lo que significa 4% más que el número de desarrollos registrados el año pasado, además se encuentran en proceso de construcción 24 proyectos en México, lo cual habla de una lenta pero firme recuperación.

De los 24 desarrollos en proceso de construcción, 15 se encuentran en Cancún y la perspectiva es de mayor crecimiento hacia Tulum y Playa del Carmen, explicó el entrevistado.

También el año pasado, dicha industria facturó 2,800 millones de dólares, generados por la venta de 153,000 tiempos compartidos en México, lo cual implica que este nicho de mercado representa hasta 41% de la oferta de destinos de playa en México, con una generación de 390,000 empleos, dijo el entrevistado.

Juan Vela, presidente de la Asociación Mexicana de Desarrollos Turísticos, dijo que la industria ha demostrado su fortaleza al mantener en los últimos tres años una ocupación promedio arriba de 60%, lo cual comparado con la hotelería, cuyo mismo indicador arroja sólo 52%, da cuenta de una estabilidad.

jvazquez@eleconomista.com.mx