Monterrey, NL. Con la utilización de energía verde, producida con gas metano que se genera mediante un proceso de descomposición de la basura, el municipio de San Pedro Garza García, en Nuevo León, opera 100% de sus 17,000 luminarias, la totalidad de los semáforos y próximamente 22 instalaciones administrativas también entrarán a ese sistema, afirmó Marco Heriberto Orozco, secretario de Servicios Públicos del ayuntamiento.

Detalló que la energía sustentable se alimenta de la planta de Bioenergía Nuevo León, que opera el Sistema Integral para el Manejo Ecológico y Procesamiento de Desechos Sólidos (Simeprode).

La implementación de ese sistema generará ahorros por alrededor de 4 millones de pesos anuales a la administración de la alcaldía, destacó el entrevistado.

LOS OBJETIVOS

El funcionario municipal explicó que hace nueve años, cuando iniciaron el proyecto, el objetivo era que toda la electricidad utilizada por las operaciones municipales fueran sustituidas por otro tipo de energía sustentable.

A partir del mes pasado, se nos otorgó la certificación de que 100% del alumbrado público consume energía verde, que es producida con gas metano derivado de la descomposición de la basura en una planta instalada en Simeprode , explicó.

Agregó que el beneficio más importante de ese programa es que se dejan de realizar las emisiones al ambiente.

Reconoció, sin embargo, que fue un trabajo complejo para todos los que participaron en él, debido a la falta de regulación y reglas claras de la Comisión Federal de Electricidad para concretar el porteo de la energía.

SE SUMARÁN MÁS OPERACIONES

El funcionario comentó que, a más tardar, el mes entrante van a entrar en operación 22 edificios municipales con ese tipo de energía. Hasta ahora, 75% de la energía del municipio es verde , enfatizó.

Con alrededor de 140,000 habitantes, San Pedro Garza García es uno de los 51 municipios de Nuevo León y forma parte de la zona metropolitana de Monterrey. Esta ciudad es reconocida por su gran desarrollo urbano, económico e industrial, sede de los grandes corporativos empresariales regiomontanos. Es uno de los ayuntamientos con los índices más bajos de marginación, pese a que existe una parte integrada por alrededor de 40,000 habitantes de colonias populares y algunos con elevados índices de pobreza.

atorres@eleconomista.com.mx