Monterrey, NL. El gobernador electo de Nuevo León, Samuel García Sepúlveda, indicó que hace tres años la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) falló por unanimidad que el apoyo de su esposa, la influencer Mariana Rodríguez, cuando fue candidato a senador, no constituye ninguna irregularidad en materia de fiscalización o un gasto a reportar, pues no se realizó ninguna prestación de servicios.

Expuso que “estas publicaciones fueron realizadas en legítimo derecho a su libertad de expresión como mi pareja sentimental, por lo que no constituyen aportaciones en especie ni reportaron beneficio económico a la candidatura”.

En sus redes sociales el próximo gobernador publicó parte de la resolución SUP-REC-887/2018 del TEPJF.

“Es evidente que las publicaciones denunciadas sí corresponden con manifestaciones para mostrar su apoyo al entonces candidato, sin embargo, la sola publicación no constituye una irregularidad en materia de fiscalización o un gasto a reportar en el informe respectivo, pues no se observa que hayan sido promocionadas, es decir, objeto de pago para una difusión de mayor alcance”.

“Esta Sala Superior considera que no está demostrado que las publicaciones le generaron algún beneficio económico al entonces candidato Samuel Alejandro García Sepúlveda, toda vez que fueron realizadas como parte de un ejercicio legítimo del derecho a la libertad de expresión”, indica la resolución del TEPJF.

Dijo el organismo que a partir de las declaraciones del propio Samuel Alejandro García Sepúlveda en la respuesta al emplazamiento, sostuvo que mantenía una relación personal con Mariana Rodríguez Cantú, sin que se acredite que haya realizado pagos para que publicara los mensajes controvertidos.

En ese sentido, el emecista consideró que el Instituto Nacional Electoral (INE) no  está tomando en cuenta algo que ya resolvió la máxima autoridad electoral "¿ahora se medirá con diferente vara?", preguntó.

Ahora, la Unidad de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral prepara un proyecto con los mismos argumentos para que las publicaciones de Mariana Rodríguez, esposa del gobernador electo, se consideren como gasto de campaña, se sumen 27.8 millones de pesos a su contabilidad y se le aplique una multa de 55 millones de pesos.

Cabe mencionar que en el artículo 216 del Código Civil Federal establece que, “ni el marido podrá cobrar a la mujer ni ésta a aquél retribución u honorario alguno por los servicios personales que le prestare, o por los consejos o asistencia que le diere”.

kg