Puebla, Pue. El gobierno del Estado autorizará que los 780 socios de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) reabran a partir del 15 de junio, con lo cual se elimina restricción de que sólo funcionaran los que tuvieran terrazas o áreas al aire libre para recibir clientes, situación que solo hubiera permitido al 40% trabajar.

Olga Méndez Juárez, presidenta del organismo, reconoció la voluntad de la Secretaría de Economía de incluir a todos los negocios del sector, desde restaurantes, fondas hasta casonas habilitadas para el servicio, pero se mantiene la indicación de que funcionen al 30% de capacidad para evitar aglomeraciones y que irá incrementando conforme cambie el color del semáforo sanitario de Covid-19 respecto a que baje la incidencia de contagios.

Dijo que, de haberse mantenido la restricción como originalmente estaba, hubiera afectados a restaurantes que se abrieron en casonas en desuso y perjudicado a las loncherías y fondas.

Admitió que en los primeros tres meses, de lo que reste de junio a agosto próximo, no verían ganancias significativas, las cuales serán para suministrarse de productos y cubrir salarios.

Indicó que las familias no saldrán en principio a pasear, “hasta ver que realmente se haya aplanado la curva de contagios de Covid-19 en Puebla, mientras seguirá el confinamiento voluntario”.

Menús económicos 

A pesar del panorama, los socios de la Cannirac planean ofrecer menús más económicos para que haya clientela, que en este caso podrían ser personas que retornen a trabajar a negocios del Centro Histórico que igual se irán abriendo en forma gradual, pero a partir de la tercera semana del presente mes.

“A todos nos afecta por igual la crisis económica generada por la pandemia, pero debemos retomar las actividades para los meses que restan del año, los cuales ser difíciles en ventas y obligan a una nuevo modo de estilo de vida del sector servicios con medidas sanitarias más estrictas para evitar más contagios”, apuntó.

Méndez Juárez dijo que los negocios iniciarán de cero en suministros con la compra de productos perecederos, además inversiones de entre 3,000 y 15,000 pesos que deben considerar  cada mes para la compra de productos de limpieza.

Entre los lineamientos para abrir es que cada 45 minutos o tres horas, los restaurantes deberán aplicar procesos de satinización y la entrega continúa de cubrebocas a los empleados.

Comentó que lo importante es abrir aunque la recuperación económica no la verán rápido en lo que resta de 2020 porque el turismo está parado, el abona con el 60% de los ingresos de cada restaurante.