Representantes de Onexpo Nacional, la unión de asociaciones de empresarios de la industria de hidrocarburos líquidos más grande de México, con representación en cada entidad, detallaron a El Economista que al revisar el comportamiento de las últimas seis y siete semanas hay descensos relativos y constantes en los precios de las gasolinas y diesel que se comercializa en todo el país, sumados a las reducciones de la frontera norte, que con el decreto de zona libre en 43 municipios redujo el Impuesto al Valor Agregado a 8% y el Impuesto sobre la Renta a 20%, también para la comercialización de combustibles.

“Hay efecto a la baja por la caída en los precios del crudo en el mercado internacional y en Estados Unidos, donde se suma a favor una baja estacional en el consumo”, aseguraron. Estas caídas se observan en relación con las pizarras de octubre si se realizan sondeos de los precios programados en los primeros días del año.

Sin embargo, la estructura de costos comprende también almacenamiento, transporte y otros factores como costos de seguridad y por mermas en la distribución. De ahí que no se haya logrado observar una regularidad en la baja de precios, mismos que por lo menos no han aumentado a pesar de que las cargas impositivas se han mantenido en sus niveles más altos.

Por otra parte, aseveraron, los márgenes de utilidad para los empresarios gasolineros están en sus niveles más bajos de por lo menos la última década, al ubicarse en 5.2% en el promedio nacional, luego de que llegaron a colocarse en 6.5% con Petróleos Mexicanos como único proveedor antes de la reforma energética.

Con base en costos

Desde el 2017, con la apertura de marcas y precios a partir del 2018 cada estación puede fijar sus precios con base en sus costos, ya que no todas se abastecen de la misma terminal o recorren distancias en el transporte similares, ni comercializan los mismos volúmenes, explicaron los representantes de Onexpo.

De ahí que resaltaron la importancia del comportamiento del IEPS para las próximas semanas, mismo que podrá ser determinante en ajustes a la baja de precios para los consumidores y que hoy se mantiene en sus niveles más altos, sin estímulos, incluso para la frontera.

No obstante, esta eliminación de estímulos para los consumidores de gasolinas ha impedido que bajen los precios de los combustibles de forma similar en todo el país y por debajo de las caídas que se han presentado en Estados Unidos, por lo que gasolineros de distintas regiones han logrado bajar los precios en casi 2% que son hasta 40 centavos por litro en las últimas semanas para los distintos combustibles, aunque los precios de referencia han tenido caídas de entre 10% y 21% en los mismos periodos.

Por ejemplo, el precio de la gasolina Premium, que desde el 27 de noviembre no ha tenido estímulos al IEPS, mostró una ligera reducción de 1.7% que son 38 centavos por litro en promedio entre el mes de noviembre y el segundo día del 2019 en Jalisco, una de las entidades con precios más altos del país. En tanto, el precio promedio del diesel en Nuevo León fue de 20.62 pesos por litro, que es 1.1% o 24 centavos inferior al promedio de noviembre en la entidad.