La Procuraduría estatal del Medio Ambiente podría multar a los ayuntamientos que no dispongan de manera correcta de los residuos sólidos en los rellenos sanitarios, como es el caso de Jalpan de Serra y San Joaquín, si no realizan cambios en un breve periodo de tiempo.

De acuerdo con el titular de la dependencia, Alfredo Zepeda Garrido, a pesar de que las actuales administraciones llevan un año al frente, se les han otorgado los apoyos suficientes por parte de la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu), para que cumplan lo establecido en la norma.

Acorde con la ley, de no hacer un buen manejo de residuos, la multa iría de 20 a 20,000 salarios mínimos, además del análisis de la clausura de los rellenos, evitando causar algún daño ambiental.

Los municipios están en camino de resolverlas. Hay las condiciones para que mejoren mucho, no hay motivos para que existan los señalamientos. Si en un lapso breve no vemos las respuestas adecuadas, la procuraduría va a llegar a las sanciones , sostuvo.

La Entidad Superior de Fiscalización del Estado (ESFE), en la revisión de las cuentas públicas de los primeros meses de operación de las administraciones municipales, determinó que Jalpan de Serra omitió manejar un tiradero controlado de manera adecuada, a pesar de que esa zona está considerada como Área Natural Protegida.

En tanto, la administración de San Joaquín no contó con reglamentación o normatividad de política ambiental para los sitios de disposición final de residuos sólidos urbanos.

Al respecto, el secretario de la Sedesu, Marcelo López detalló que hay municipios que optaron por concesionar el manejo de residuos sólidos. En el caso de los municipios serranos, asumen la responsabilidad las autoridades.

Actualmente, Tolimán es el único que cuenta con un tiradero a cielo abierto, por lo que este año dispondrán de cerca de 2 millones de pesos (recursos federales) para regularizar la situación.

arlene.patino@eleconomista.mx