Querétaro, Qro. La reactivación económica a través del restablecimiento de los niveles de ventas que se tenían antes de la pandemia, es todo un reto que enfrenta el sector comercio local entorno a la emergencia sanitaria.

Por tanto, la edición 2020 del Buen Fin se observa como una posibilidad para dinamizar al sector terciario, refirió el presidente en Querétaro de la Cámara Nacional del Comercio, Servicios y Turismo (Canaco Servytur), Carlos Habacuc Ruiz Uvalle.

“Va a ser un reto reactivarnos, tener una reactivación económica importante, ha cambiado ahora el esquema porque todos queremos vender y vender mucho, pero ahora tenemos que cuidar el tema de aforo, de la gente, de la distancia, va a ser todo un reto de ingenio para buscar estrategias. Generar un buen programa donde se conserve el tema de salud y se siga propiciando una mejora económica”, destacó.

Sin embargo, agregó, la prevalencia de la pandemia de Covid-19 incidirá en la edición 2020 del Buen Fin, por lo que preliminarmente se proyectan ajustes en el esquema de ventas de este año.

En el 2019, la estimación de derrama económica estatal de este evento rondó en 1,500 millones de pesos, cifra que se prevé al menos cubrir este año, expuso el presidente

El empresario explicó que en próximos días se reunirán las cámaras de comercios de todos los estados, y que integran la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servyrur), con la finalidad de generar estrategias para delinear la próxima edición del Buen Fin.

Para esta edición, planteó, podría generarse un esquema híbrido de ventas, para potenciar el comercio electrónico, pero también las ventas de forma presencial.

“Nosotros vamos a tener una reunión nacional en Concanaco, que organiza este evento junto con la Secretaría de Economía, para dar lluvia de ideas, considero que pudiera ser híbrido, en línea y físico, pero cuidando los temas del aforo, probablemente -no quiere decir que así sea- pero probablemente aumenten los días del Buen Fin para buscar que haya más días y evitar que se no caiga en aglomeración”, declaró.

La planeación del Buen Fin -agregó- estará ligada al desarrollo que muestre la pandemia de Covid-19, pues de ello dependerán los sistemas de ventas que se implementen.

“Por lo regular era en el puente de noviembre, yo creo que se va a seguir manejando la misma fecha, no creo que cambie, sí va a haber algunos ajustes, también tiene que ver cómo estemos en ese momento en el tema de la pandemia, cómo estemos en el tema del semáforo, eso también nos va a determinar, si no hemos avanzado o hemos tenido retrocesos, eso nos va a complicar todavía más la situación, pero confío en que esto va a seguir avanzando y vamos a estar en mejores condiciones, y nos va a permitir tener una buena estrategia del Buen Fin, pero no creo que cambie la fecha”, refirió.

El año anterior, en la entidad participaron 12,000 establecimientos, un aumento de 50% en relación con los 8,000 participantes del año previo.

Actualmente el promedio de ventas del comercio local rondan entre 30 y 50% de las que tenían hasta antes de la pandemia.

Entre los 20,000 socios de la cámara, se estima que han cerrado 5% (1,000), debido a que no pudieron subsistir frente a la crisis económica que ha derivado de la emergencia sanitaria.

Ante la presencia de la pandemia, y los protocolos sanitarios que deben cumplir los comercios, en el estado han sido suspendidos 61 establecimientos de diversos giros por incumplir con estos lineamientos, informó la directora de los Servicios de Salud del estado, Martina Pérez Rendón.

Estas suspensiones derivan del proceso de inspección que inició el 20 de junio y hasta el corte del martes 4 de agosto; en tanto, se han realizado 883 verificaciones y se emitieron 1,317 recomendaciones.

estados@eleconomista.mx