Querétaro, Qro. El Instituto Mexicano del Transporte (IMT), ubicado en Pedro Escobedo, alberga la primera pista pública del país para pruebas de la industria automotriz, que se materializa mediante la modernización de la pista de pruebas de seguridad vehicular del Centro Experimental Nacional de Innovación Tecnológica (CeNIT).

El proyecto implicó la ampliación de la superficie, pasando de 7 a 14 metros de ancho de vía, en 1 kilómetro de pista, dos puentes y la aplicación de técnicas especiales de recubrimiento, demandando una inversión de 25 millones de pesos de recurso estatal, destacó el gobernador Francisco Domínguez Servién.

“Es aquí donde las empresas automotrices del estado miden el desempeño de sus componentes de seguridad, un rasgo primordial en lo que será la competitividad de la industria. Se podrán probar todos los sistemas y variantes que hacen de los autos modernos los más seguro de la historia automotriz, como frenos, protección antivuelco, luces, entre otras cosas”, explicó.

A la conformación de la pista le antecede una década, en la cual se planteó el proyecto de instalación para labores de dinámica vehicular y maniobrabilidad. Sin embargo, el actual avanzó a la integración de más disciplinas y retos de la industria: el manejo autónomo, la electrificación, sistemas de cero accidentes y conectividad, entre otros puntos, explicó el presidente del Clúster Automotriz de Querétaro, Renato Villaseñor Mendoza.

“El ecosistema de innovación de nuestro estado va a contar con una infraestructura única en todo México. Con esta gran herramienta podremos seguir creando sinergias, colaborando y haciendo equipo, para elevar el nivel competitivo de la industria automotriz. Va a facilitar actividades de alto valor agregado, pero también va a permitir atraer más proyectos de inversión que permitan detonar actividades de mentefactura en los centros de investigación y de manufactura en las plantas productivas”, pronunció.

La infraestructura que aporta la pista de pruebas acelera los procesos de la nueva concepción de movilidad que enfrenta la industria automotriz, basado en vehículos eléctricos, autónomos y compartidos, tendencias que avanzan aceleradamente a nivel global. En el 2018 había en el mundo 5 millones de vehículos eléctricos, cifra que se espera se eleve a 23 millones anuales de unidades vendidas, al 2030, es decir 25% de los autos que actualmente se venden.

El nuevo esquema de pruebas se suma a la labor que desempeñan los 10 centros de investigación para el sector automotriz que ya operan en la entidad, algunos evocados a la ingeniería y otros a completar los ciclos productivos a través de pruebas y de prototipos.

Necesidades

La pista de pruebas responde a las necesidades de la industria, de contar con un espacio para realizar pruebas de medición y desempeño de componentes automotrices, refirió el secretario de Desarrollo Sustentable (Sedesu), Marco Antonio Del Prete Tercero.

“Para Querétaro contar con estas instalaciones de primer nivel permitirá impulsar la investigación, innovación y desarrollo del sector, así como fomentar la inversión. El proyecto surge de la necesidad de la industria, a raíz de diferentes proyectos de inversión que llegaron al estado, de contar con dónde hacer experimentos, principalmente ante el aumento en el desarrollo de automóviles autónomos (…) Es la primera pista de pruebas pública en el país que está en beneficio de la industria”, comentó.

La manufactura estatal se conforma en mayor medida de la fabricación de equipo de transporte, segmento que tuvo un valor de 78,000 millones de pesos en el 2020, 23% del total fabril, contextualizó el secretario.

Durante el actual gobierno estatal, en Querétaro se han concretado 78 proyectos de inversión automotriz por 31,000 millones de pesos y la creación de 21,000 empleos.

estados@eleconomista.mx