Querétaro, Qro. La industria de manufactura de moldes, troqueles y herramentales enfrentó un año complejo, que se reflejó en un bajo nivel de operatividad de los centros de producción a nivel nacional.

El presidente de la Asociación Mexicana de Manufactura de Moldes y Troqueles (AMMMT), Eduardo Medrano, explicó que en Querétaro el porcentaje de ocupación fue mayor, rondado entre 65 y 75 por ciento.

Mientras que en el resto del país sólo 20% de las empresas del sector reporta un alto nivel de ocupación en su capacidad operativa, únicamente 60% está a aproximadamente 60% de su capacidad operativa y 20% restante se encuentra en un escenario complejo para sostener sus operaciones.

La particularidad del caso Querétaro, agregó, obedece al mayor nivel de sofisticación tecnológica, impactando directamente en mayores volúmenes de producción. 

“Querétaro es muy positivo (…) Tiene el mayor nivel de sofisticación de manufactura en el país, por eso es que capta con mayor facilidad ese tipo de mercado”, agregó.

En el estado, dijo, se han identificado a 60 empresas establecidas con vocación de moldes y troqueles, de acuerdo con el mapeo realizado por la asociación de manufactura.

Por tanto, la baja capacidad productiva que reportan algunas empresas también está relacionada con el alto nivel de incorporación tecnológica en los procesos de manufactura.

“Quien ha ganado mucho trabajo han sido las empresas que han tenido a bien innovar o bien cambiar su orientación a operaciones de más alto valor agregado, yo diría que 20% de las empresas en México andan hoy muy ocupadas (…) El resto (20%) realmente está hoy batallando para mantener sus costos fijos”, explicó.

Para la industria de moldes, troqueles y herramentales, el arranque de año fue lento, explicó el presidente de la AMMMT, tras añadir que aun cuando se cotizaron proyectos de manufactura fue baja la productividad.

Esta situación ha generado incluso recorte de personal en aquellas firmas en las que ha sido insostenible operar a tan baja capacidad de fabricación.

“Ha sido un año complejo (…) El arranque de año fue muy lento, se han cotizado muchos proyectos y aunque sí se han ganado no hay una ocupación total de la capacidad que tiene el país. Vemos algunos talleres muy ocupados y en contraste vemos otros que incluso han tenido que recortar el número de turnos, de trabajo, dado que no han conseguido los proyectos, particularmente se ha incrementado el trabajo de mantenimiento y servicios para herramentales y lo que ha sido construcción de herramentales complejos, nuevos, en algunos casos se ha disminuido”, precisó Eduardo Medrano.

Ante este panorama, esta industria se queja de la imperante necesidad de aumentar la incorporación de nuevas tecnologías en sus procesos de manufactura.

Retos 

Para contar una mayor adhesión de tecnología, las empresas locales del sector enfrentan tres principales retos: la disponibilidad de las tecnologías en el ámbito local, incluyendo el soporte y servicio; conocer las tendencias tecnológicas y la suficiencia económica, dado que este tipo de empresas suelen empezar como pequeñas y medianas compañías.

estados@eleconomista.mx