Monterrey, NL. El Puente Colombia jugará un papel importante dentro del Plan Maestro de Transporte Fronterizo que desarrolla el estado de Texas para facilitar el comercio internacional, mejorar la capacidad y operaciones de infraestructura multimodal, con una visión a 20 años, comentó a El Economista Manuel Farías Martínez, coordinador general de Promoción de la Corporación para el Desarrollo de la Zona Fronteriza de Nuevo León (Codefront).

Explicó que el Departamento de Transporte de Texas, en colaboración y asociación con el Comité Asesor de Comercio Fronterizo, trabaja con agencias de Estados Unidos y México para desarrollar dicho plan maestro.

Esto permitirá identificar los desafíos transfronterizos del traslado de personas y bienes, incluyendo un análisis de los sistemas de transporte existentes y se revisarán estrategias de inversión para la competitividad de ambos países.

Manuel Farías expuso que el Puente Colombia es una importante alternativa para las empresas que cruzan por el Puente III de Nuevo Laredo, porque ofrece cruces rápidos de carga: en el carril normal 30 minutos y en el carril fast 10 minutos.

Sin embargo, se requiere la construcción de la carretera La Gloria-Colombia para facilitar el acceso, y también se puede ampliar la carretera estatal 1 que cruza por el municipio de Anáhuac y termina en Colombia, dijo.

“Todos esos proyectos se van a realizar de tres a cinco años porque el puente de Nuevo Laredo está saturado”, explicó.

Impactos

El coordinador en Codefront mencionó que, durante el cierre parcial de algunos cruces fronterizos, por la reubicación de agentes aduanales de Estados Unidos, en el Puente Colombia se redujeron de cuatro a dos carriles normales y quedó abierto un carril fast.

Las autoridades del Puente Colombia hablaron con Aduanas y Protección de Fronteriza de Estados Unidos para que quedaran abiertos los dos carriles fast.

Manifestó que, durante la contingencia de las primeras semanas de abril, atendieron el tráfico normal de 2,500 a 3,000 camiones de carga, más un promedio de 1,000 camiones que se desviaron de Nuevo Laredo para agilizar el cruce.

Los cruces tardaron en carril fast más de una hora y en carril normal más de tres horas, pero actualmente, añadió, ya operan normalmente.

[email protected]