Puebla, Pue. Autoridades estatales y municipales que conforman la zona metropolitana de Puebla-Tlaxcala deben tener una política económica enfocada en generar valor agregado y no sólo en crear empleos, lo que implica trabajar a partir de una planeación y diseño de mejores estrategias.

Lo anterior es parte de lo que arrojó el diagnóstico de la promoción económica en la zona, elaborado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), por encargo de Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable en México, a través del programa de Gestión Ambiental Urbana e Industrial.

Manuel Molano, director adjunto del Imco, consideró importante generar espacios de colaboración para integrar al desarrollo a las localidades conurbadas de cada entidad, donde se involucre a los más pobres en la actividad productiva para primero reducir la tensión social y luego dar mayor dinamismo a la economía.

Indicó que, entre las estrategias para impulsar dicho desarrollo, está asegurar que el medio ambiente de negocios sea funcional y que existan elementos para la atracción de inversión y talento.

Destacó que se debe fomentar el emprendimiento, la creación de firmas formales, crecimiento de las pequeñas y medianas empresas, así como desarrollar capital humano y habilidades laborales.

El directivo indicó que los mecanismos de mercado son importantes para contribuir al ingreso de las familias, porque no hay programa social que pueda dar el suficiente dinero a las personas.

Hace falta, agregó, trabajar en el desarrollo de clústeres sectoriales, como ya se dio el primer paso a través de la conformación de uno enfocado al sector automotriz que involucra a empresas de ambas entidades.

Puntualizó que es indispensable tomar en cuenta a los institutos de planeación municipal y estatal, que en el caso de Puebla se creó uno con fines metropolitanos, para contribuir a definir estrategias enfocadas a  un mejor desarrollo, los cuales deben ser ajenos a los cambios de gobiernos, ya que se trata de personal técnico que puede ayudar a las autoridades que desconocen sobre políticas públicas efectivas.

Homologación

Manuel Molano indicó que Puebla y Tlaxcala deben homologar sus programas de promoción económica y de inversión, para que entre ambas conviertan a la zona metropolitana en un punto ideal y estratégico para concretar nuevas empresas.

Desde la parte pública, se puede contribuir a generar un valor agregado a las ciudades de la zona, por ejemplo, tener un transporte eficiente para que las personas lleguen a tiempo a sus trabajos y que el Predial favorezca al desarrollo.

Explicó que, en la actualidad, las autoridades municipales deben generar ciudades más verticales para que la gente compre más departamentos, lo cual se logra con desestimular la compra de terrenos para que opten por vivir en zonas céntricas, lo que resuelve problemas de movilidad.

Entre los instrumentos de promoción económica que propone el diagnóstico, están programas para el desarrollo, proyectos de infraestructura y de inversión, fondos y otros esquemas de financiamiento para impulsar nuevos negocios, inversión en capital humano y capacitación, estrategias de proyectos especiales, acompañamiento y servicios de apoyo, administración de áreas industriales, incentivos fiscales y mejora regulatoria.

De acuerdo con cifras de Imco, el crecimiento promedio anual de la zona metropolitana fue de 6% entre el 2009 y el 2014; Puebla concentra 95% de la actividad económica y 97% de la inversión de la zona que comprende 38 municipios, de los cuales 20 son Tlaxcala.

En los municipios del estado vecino, 25% de la actividad es fabricación de productos a base de minerales y construcción e industria alimentaria, mientras que del lado poblano, 44% del Producto Interno Bruto proviene de la fabricación de equipo de transporte.

[email protected]