Cancún, QR. Con una inversión inicial de 11 millones de pesos, el gobierno del estado arrancó la construcción de la primera etapa del Parque Industrial de Quintana Roo y el recinto fiscalizado estratégico, mediante el cual se dará impulso al comercio exterior con Centro y Sudamérica.

Este proyecto contempla un periodo de seis años. La primera etapa del Parque Industrial de Quintana Roo tendrá 62,000 metros cuadrados de naves industriales techadas. En total se prevé la construcción de 60 naves de 300, 600 y 1,200 metros cuadrados para las pequeñas y medianas empresas; ocho naves industriales de 3,000 metros cuadrados y tres naves de 6,000 metros, las cuales suman en conjunto un total de 71 naves industriales.

Adicionalmente, cada nave industrial contará con un área de oficinas y se añadirán áreas comerciales de aproximadamente 45,000 metros cuadrados, sitios para taxis, autobuses y un estacionamiento.

La titular de la Secretaría de Desarrollo Económico, Rosa Elena Lozano, explicó que se trata de una inversión público-privada enfocada en reforzar el potencial comercial y exportador de la frontera sur.

Los giros que podrían instalarse serían de las industrias metalmecánica, electrónica, informática así como de insumos para el sector turístico de Centroamérica, que va desde alimentos y bebidas hasta textiles y artículos de limpieza.

Este proyecto, dijo, será una pieza importante para detonar el desarrollo económico del sur del estado y cerrar la brecha de la desigualdad entre el sur y norte de la entidad.

Además, sentarán las bases del desarrollo industrial de la región con la llegada de industrias nuevas, las cuales podrán instalar nuevos giros económicos que resultan necesarios en esta zona del estado.

Gerardo Reyes Pérez de Celis, coordinador de la inversión proveniente de China, expuso que se prevé invertir 250 millones de dólares en un plazo de tres a seis años en el área. Mencionó que el recinto fiscalizado será un incentivo para la instalación de bodegas y línea de producción de equipo para la industria permitida, y el sitio permitirá aprovechar adecuadamente los tratados de libre comercio con Centroamérica y América del Sur.

Detonante

El delegado de la Secretaría de Economía en Quintana Roo, Luis García Silva, explicó que el recinto fiscalizado es un modelo de excepción aduanera que permite introducir o sacar mercancías sin el pago de impuestos o cuotas compensatorias, de manera que se distribuyan al mercado interno o global, o bien, se sometan a procesos de transformación.

El gobierno del estado informó que gestiona ante las instancias federales facilidades aduaneras y fiscales para empresas que operan en este régimen.

El mandatario Carlos Joaquín González señaló que el inicio de la primera etapa de la obra generará 800 empleos directos y en mediano y largo plazos se tendrán más de 20,000 oficios.

Agregó que lo proyectado en las 300 hectáreas que comprenden todo el recinto será una importante atracción de inversiones, diversificará la economía del estado y reactivará la economía de la zona sur; asimismo, actualmente, ya se cuenta con 15 cartas de intención para la inversión en diversas ramas de la actividad económica.

jvazquez@eleconomista.com.mx